Fuistes Tu

No llores por la gente que no te merece
porque tu corazón desaparece
tu vida permanece
por lo que te ofrece.

No te rajes
sigue la vida
que las cosas se olvida
que solo fue una caida.

Te levantas
con tantas problemas
aunque son extremas
hay más temas.

Sigue adelante
tu vida es importante
aunque no sea bastante
brillante.

Olvidar es engañarse a si mismo
cairas en un abismo sin salida
que esta convertida
en tu herida.

Tienes mucha razón
de que la vida es una ocación
que esta dentro de tu corazón
sin ninguna intención.

No llores por los rincones
no abandones tus ocaciones
de tantas ilusiones
con pocas explicaciones.

Sigue tu presente
aunque no eres diferente
el futuro esta en frente
alamejor sera excelente.

Tu vida te ilusiona
pero las cosas se soluciona
pero tu corazon no funciona
tu vida se reflexiona.

No quiero nunca volver
a querer romper
mis corazones
de todas las relaciones.

Mis penas se mueren
aunque nuestros corazones se quieren
aunque no puedo mas soportar
de tanto buscar y no encontrar

te quieres perder
y no querer reconocer
de que la vida es una historia
que quedara en tu memoria

tu fuistes mi pasado
que me has ambandonado
en mis peores momentos
y he quedado sin sentimientos.

Hastío: la rutina del fracaso

La tarea empieza en cada traste que se lava,  el jabón limpia la grasa,pero no logra despojar la suciedad del todo.

El agua hace su deceso lentamente del grifo,  la secuencia de imágenes registradas se muestran en diapositivas al  iris del ojo avisor de la jornada.

Los pisos brillan con la oscuridad permitida, la luz deja rastros vagos como filos blancos muy delgados que se pierden con el tosco decorado de estas baldosas pérdidas en la inmundicia del fastidio.

Los transeúntes acoplan de a uno sus pasos,  el control del hastío empezó a tomar lista poco a poco a  los asistentes del funeral del libre albedrío que dicen ¡presente! Al patrón de la torpeza que con su ingenua nobleza toma el control del caos que no descansa nunca, lo dispersa a lo largo de las paredes descoloridas,  enfermas de dolores ajenos contenidos en sus fisuras,  con batientes sometidos a la mudez de puertas melancólicas de aquellos días de felicidad cuando los reflejos del sol daban color a todo, donde la esperanza sobrevivía a días de lluvias y tormentas.

Su funesto entorno de verdes anémicos, residuos de una fachada que desdibuja lo que deslumbraba a quién supo de su existencia. Y es que en pasado hablan sus cuartos a este hastío que hace de su rutina un fracaso,  no como cualquiera pues hay que celebrarle su original hostigamiento, su táctica es sutil casi,  casi invisible de tacto. Las hojas forman una rústica tonada intentando alegrar tal descontento,los despojos del otoño revuelto de primavera e invierno se forman en su suelo como una alfombra, la intención es buena,  sin embargo de poco efecto.

Hastío ha hecho suyo todo cuanto ha visto, nada es normal después de él.  Los asistentes del funeral  parten más dispersos, más confundidos y es que con hastío nunca nadie puede vivir el libre albedrío.

 

BUSCANDO MI ALMA

Mis pasos resonaban en la vacía callejuela, una tenue llovizna me cubría el viejo abrigo impermeable, mis manos heladas buscaban un lugar para guarecerse, mis bolsillos, claro tan fríos como mi alma.
nada me era familiar toda esa obscura cuadra me hablaba de noches familiares cobijadas en el fuego del hogar, mi rostro mojado ansiaba una caricia que solo la brisa otoñal supo besar. El brillo de una ventana llamo mi atención, me acerque y observe con una actitud desesperada un fuego encendido y entorno a el una familia compartiendo una cena, me aleje sin molestar, solo el viento guiaba mis pasos hacia la nada. No pensaba solo sentía mi corazón latir fuerte y una tímida lágrima asomo en mis ojos , sentí el vacío mas inmenso en mi interior, como si el entorno me acechara sin piedad. Grite mientras aceleraba mis pasos porque?, porque? porque? sin respuesta alguna en mi mente solo quería encontrar un lugar conocido donde lograr llorar sin reprimirme.
comencé a correr sin rumbo, solo quiero llegar, cansada me recosté en un banco en una plaza desolada, obscuridad y llovizna eran mi compañía, mis manos buscaban un calor que no haba y mi alma una caricia que aplacara el dolor de la soledad. No importa el después ya que sera mas de lo mismo, pensaba angustiada, y así me adormile entre penumbras y el canto del viento en el follaje de los arboles.

El brindis

El brindis

En esas noches solitarias,
tomé mi copa con vino;
e hice un brindis con el viento.

En carcajadas tristes lloré…
¡lloré como aquel niño sin hogar!
pero tomé mi copa e hice un brindis;
lo hice con el viento.

En esas noches de angustias, esas noches,
cuando la pena no traiciona, ni te deja solo.
Reí con esas risas que son caretas, si, y lloré.

Morí en pedazos, soñé la pobreza de mi alma,
y lloré como un bebé que nunca vió el día.
Pero tomé mi copa e hice un brindis con el viento.

Reí como el mar, que se muere en las orillas…
canté como un poeta encariñado con la muerte,
y bebí el vino, aquel que brinda en las noches…
con el viento, pero mi angustia fue más grande.
Mi fuerza se rindió como gota en el desierto;
morí brindando con la soledad de mis días,
Lo hice con vino y viento.

Por:

Freddy Abreu.
193296_vinotinto

Alguien escribió lo que querés leer y está acá. Animate a escribir vos también.