la realidad se altera en un instante

Irrealidad

A veces camino y veo una locura,
dice: “que el camino es más lento si no hay aventuras…”,
pero q tanto sabe el pájaro de depresiones,
si al fin del día siempre canta sus canciones;
tan colorida y vistosa, que sabe de males y los destroza,
muy cerca e camina estos días junto a ella,
quizás sea el remedio y además de eso detesto admitirlo.
No existe más paciencia que la destreza de jugar con la mente abierta,
estar vacío y quieto en un lugar que muchos ignoran,
quizás eso sea la vida caminar sin importar lo demás;
el silencio y la verdad a veces se junta y crean una irrealidad,
en el cual las preguntas dejan de estar y ver más que un quizás,
la realidad se altera en un instante…

 

 

Si te gustó, ¡compártelo!

en medio de la economía y los bancos

Se infecta un pueblo día tras día,

de seguro te preguntaras esto y dejas una sonrisa,

en medio de la economía, los bancos y la gran compañía,

de personas que sin más trabajan duro aunque la noche este fría,

todos estamos felices en este país, ciudad de fantasía,

se seguirá infectando la democracia por desgracia,

y luchar contra esto es como contagiarte de malaria.

da las gracias y persigue al amor ese que el dinero nunca compro,

si te acuerdas, yo también estuve hay ese día, cuando el reloj se paró,

no encuentre la salida y la verdad no creo que la llegue alcanzar,

pero si nada más te unieras y trabajáramos para dar un bien común,

esto algún día cambiara y mientras has lo tú,

en este mundo si caminas vez todo tan despacio,

no existe más futuro que aquel que compramos,

con nuestro salario, que góticas de vida va gastando.

el trabajo y vivir encerrado,

el dinero, la economía, los mandatarios,

el trabajo, la esclavitud y los bancos,

un día normal acabado.

Si te gustó, ¡compártelo!

¡No dudes!

¡No dudes jamás!
Por: Sarabá${USER_EMAIL}${USER_EMAIL}

No dudes jamás,
Ni vivir, ni amar.
Andar y sonñar.

Porque es la vida,
Experiencia divina,
Un don especial,
Qué hay que aprovechar.

Brinda una caricia,
Con todo candor;
Distribuye amor
Cómo un pan de Dios.

Disfruta detalles
de cada jardín,
De cada latir;
No olvides reír.

No dudes jamás:
Navegar los mares,
Explorar los valles
que hay dentro de ti.

Busca en el alba,
El tesoro sabio;
Descubre en la aurora
Un nuevo presagio,
De un nuevo vivir.

En cada infortunio
Encuentra la enseñanza;
Recorre distancia
Sembrando la paz;
Que nada te ate,
Vive en libertad.

De cada criatura
Sé su protector,
Vive para dar.
Jamás a la ambición
dé cabida en tu alma
O en tu corazón.

Siéntete dichoso,
Ya por respirar,
Por el pasto tierno,
Que puedes pisar;
Por la luna llena
Que puedes mirar;
O los cantos y trinos
Que gusta escuchar.

No dudes jamás:
Celebrar los días,
Los Buenos momentos,
Cómo bendición;
Siembra la alegría,
Vives con pasión.

Si te gustó, ¡compártelo!

Me amó.

Sin fijarse en mis fallas a mi me escogió, sin fijarse en mis problemas conmigo se quedó, sin fijarse en mis limitaciones con dulzura me amó.

Desde lo profundo su amor en mí infundió, no lo detuvo lo malo que en mí vio, extendidos sus brazos y abiertas sus manos en su regazo el me amó.

Como niño en los pechos de su madre el me amantó, aunque desconocido era él no me rechazó, de su boca dulces palabras me habló y me amó.

Estando frío su calor me cobijó, me arrulló en su interior y sin importar nada él todo me lo dio, por eso en mi no cabe duda que él me amó.

Si te gustó, ¡compártelo!

La tormenta a enfrentar.

Fuerte azota el viento por los costados del barco de mi vida, bravo el mar ruge y golpea sin piedad, se desprender de mi partes, con dolor las veo echadas al mar, me resisto y no resigno, yo no quiero naufragar.

Ese fuerte oleaje me quiere hacer so sobrar, me aferro al mástil de mi barco y de allí no me quiero separar, casi no queda timón con el cual pueda navegar pero yo no dejo de luchar.

Puerto  seguro muy pronto he de encontrar por eso yo no puedo claudicar, cuando yo me hice a la mar me propuse en llegar y aunque aún no vea nada se que ese puerto allá está.

Se oscurece y en la lluvia el temor me aborda pero yo valiente en mi rumbo lo he  de enfrentar, sin dudarlo un instante no me negaré a continuar.

Las tormentas de la vida pueden arreciar, sin aviso sin señales sobre mí caerán, pero con mi rumbo fijo se que llegaré hasta el final.

Si te gustó, ¡compártelo!

Alguien escribió lo que querés leer y está acá. Animate a escribir vos también.