Diferente

Soy yo hace unos años.

Soy yo antes de muchas eras.

Fue polvo mi semblante.

Y renacida en cristal nuevamente te observo.

Con ojos cansados de contar lunas.

Con piel áspera por los pasos dados.

Soy yo hoy o hace unos años.

El mismo ser imperfecto y humano.

Mi tinta está seca.

Y mis manos no recuerdan el blandir de la pluma.

Pero la esencia no olvida su arte al transformarse.

No la exalta ni la desprecia.

La abraza cual pródiga espina.

Recordando los sollozos y placeres a su nombre.

Pero aquello venenoso es a su vez bello.

Sublime, etéreo y caótico.

Como yo hace unos años.

Como el orgullo de hace unos años.

Es diferente…

Y sigue siendo perfecto.

Un ápice de dulzura y de lujuria.

La atadura flexible de las almas.

Que nos permite estar lejos y compartir el mismo aliento.

Detrás de los pensamientos.

Soy yo de este instante,

Y en este instante te pertenezco.

Si te gustó, ¡compártelo!

Amor Prohibido

Tú eres lo prohibido, sensación que impregna mi alma de sentimientos de tranquilidad y de risas por momentos. Estado de felicidad más allá de la misma felicidad, lección que trato de evadir y no entender para alargar el poder verte y tenerte por instantes.

Momentos que me llenan de alegría y que reflejan una sonrisa interminable, porque sueño y me elevo a otro nivel, donde no existen reglas de sociedad y de creencias, por un momento lo olvido todo. ¿Cómo lo logras? A veces creo en la magia que encanta los sentidos.

Tu magia, la que tiene tu vos y tu presencia que hace que estalle de felicidad. Al verte ya no necesito más para que sea un día especial. ¿Y cuan cuerda estoy? A caso soñar me está volviendo loca, me hace cometer errores y vivir situaciones que nunca hubiese imaginado que haría contigo.
Señor de mundo, serán tus años que sellan mis pensamientos y me paralizas contemplándote, qué tienes que cuando trato de alejarme para que todo fluya en perfecta armonía con tu vida y con la mía, haces que me detenga y tiemble de tristeza, que por momentos me arropa y veo todo tan absurdo. ¿Qué has hecho con mi vida?

Ciega estoy ante lo que está detrás de tu encanto, camino recorrido, raíces con árboles creciendo y cimientos de bases con rocas fuertes y que ya formaron un castillo, donde habita el amor.
Sí, en todas partes está. A veces necesitando que lo rescaten y recuerden, porque se ha dormido profundamente, hay tiempo ahí está, rescátalo y regálele una carcajada y dale la bienvenida.

¿Qué debo aprender?
Que seguiré siendo tu amor prohibido, aunque digas lo contrario.
Cuanta tristeza envenena mi alma y cuan débil siento mis fuerzas, las que nunca me abandonan. Si pudieras mirar dentro de mí, entenderías lo sé, mi luz pierde brillo y mis palabras y pensamientos pierden sentido, el monje no se hace por lo que enseña sino por lo que practica, necesito que mi luz nunca se apague y necesito transformar.

Por eso, lo veo como un aprendizaje y también me alegra sentir que puedo sacrificar lo que llegó como un huracán que movió todo dentro de mí de una manera excepcional.
Nunca había vivido lo que me hiciste sentir. Tampoco puedo pensar que queriéndonos a medias, quiera quedarme, fingir y callar que ”somos” sólo en secreto, convertirnos en mentira.
Nunca te olvidaré, de eso estoy segura. Pero eso no quiere decir que no quiera continuar, encontrar mi camino, ese que depara lo mejor porque lo sé, lo siento, lo veo y ya quiero acercarme a él.

Paciencia para ambos pido, para que sanen nuestras heridas y logremos llenar lo que cada uno brindó al otro. Nunca lo dijimos pero esa falta que nos inundaba, hizo que nos conociéramos. Pero este amor me duele y no quiero vivir así.
Hoy me alejo…. Porque no me convertiré en lo que no quiero ser. No es falta de sueños porque ellos se mueven dentro de mí como algo natural. Es en busca de ellos que voy y ya te lo había dicho esto no se parece en nada a lo que en realidad anhelo, es algo más grande que se manifiesta en mí y que retumba en cada situación.
Nuevamente compruebo que no puedo hacer daño a nadie. No me arrepiento lo haría una y otra vez, sacrificarme por otros.

Yosma

Si te gustó, ¡compártelo!

Vienes, y vas.

Vienes, y vas.

Vienes y vas,
divagando por mi mente.
Vives y mueres,
pero no me hago más fuerte.

Vienes y vas,
pasando por mi vida.
Vives y mueres,
sin una despedida.

Vienes y vas,
como los trenes de idas y venidas.
Vives y mueres,
como las personas medio suicidas.

Vienes y vas,
algunos días aquí presente.
Vives y mueres,
cuando te alejas de la gente.

Vienes y vas,
presciendes de motivo.
Vives y mueres,
adiós definitivo.

Rylka

Si te gustó, ¡compártelo!

Alguien escribió lo que querés leer y está acá. Animate a escribir vos también.