Un Amor Posible Pero No Indicado

Estaba en el centro comercial, dispuesto a saborear un buen helado,  al esperar mi pedido noto su presencia, era una bonita muchacha rubia de ojos muy azules que cruzó mirada con mi persona.

Lo anterior antes nombrado era ya el problema para empezar cualquier nexo, “muchacha”; no tenía más de 15 años, y yo sí tenía más de 30.

Ella no sabía que helado elegir, por lo que le señalo uno de sabores y texturas suaves, supuse que no era de gustos rompelenguas como los que yo apreciaba.

Nuestros ojos vuelven a chocar, siento como los de ella  brillan de una tremenda manera, llegando casi a quemarme, la niña quería ser ya una mujer y olvidar su infancia, mientras yo lo que más quería era volver a ser un niño acordándome de las cosas bonitas de mi niñez.

Lamentablemente ni lo uno ni lo otro pasó, tomé mi golosina láctea y me dispuse a comerla en una mesa, tratando de olvidar a mi enamorada; el flechazo había sido mútuo, la escucho como sigue refiriéndose a mí, por lo que decido retirarme del lugar, lo bueno que los adolescentes como viven rápido también olvidan rápido, así evitaba que ella sufriera sin merecerlo.

Donde esté ahora, no tengo idea, lo único que sí espero que esté con al lado de un hombre de verdad. Los hombres de verdad son los que son auténticos, quienes prefieren ser odiados por ser sinceros que por ser mentirosos.  Es por eso que con ella fui UN HOMBRE DE VERDAD

Si te gustó, ¡compártelo!

Carolina

No esperaba que me pasara esto, de hecho venía a otra cosa; desde que mis ojos se fijan en ella quedo inmediatamente hipnotizado. Es una mujer joven, maquillada con lo justo y necesario; unos ojos oscuros, que hacen juego con su pelo muy bien cuidado. Viste de amarillo con negro, con una maxifalda que resalta su altura y la hace ver más estilizada, terminando su tenida en unas medias negras y sandalias sin taco. Todo bien elegido pero a la vez sutil; se nota que sabe vestir muy bien, me fijo además que tiene un tatuaje con un signo oriental en su muñeca izquierda.
El tiempo pasa y toca el turno de sentarnos para recibir instrucciones, que para mi suerte las recibiría muy cerca de ella pues a mi lado estaba sentada. Le empiezo a conversar y ocurre una conexión mágica, cálida, como si de toda la vida nos conociéramos. Hablamos de nuestros pasados y presentes, lo que teníamos en común y lo que no. Pero todo lo bueno debe terminar llega el momento de la despedida, antes de irse se acerca a mí, acaricia mi brazo y se despide cariñosamente.
Han pasado algunos años, para algunos muchos, para otros pocos. No se si vuelva a verla, que habría pasado entre nosotros, si hubiera resultado, que sé yo.
Lo que sí sé es que hubo enamoramiento entre ambos, ese sentimiento que te hace ser cómplice, darte cuenta que fuiste capaz de hacer o decir cosas que nunca harías, no prestarle atención a nada que no sea esa persona especial, proyectarte con ella, creer que es tu otra mitad con quien quieres estar hasta el fin de tus días. Y lo más importante, ese ángel que te hace creer que habrá una próxima oportunidad.
Es por eso que le digo a esa mujer tan especial, esté donde esté: “Volveremos a vernos, Carolina.”

Si te gustó, ¡compártelo!

Y Mientras Lloraba Con Cierto Agradecimiento Extraño… …Me Sentía Envuelto Y Regocijado En La Corteza De Toda La Vida; De Toda Mi Vida.

La cuestión había sido por una actuación detrás de una pantalla de 42″

que me enseñaba a concluir mi existencia.

 

donde un personaje se encontraba en el abismo de la línea, de la delgada línea que contribuía a la palabra decisión.

con dos direcciones opuestas…

cada una a un solo salto.

 

allí, en ese mismo instante.

 

aborde en mi máquina del tiempo.

y por instinto se programaron ciertas fechas pasadas…

fechas que hasta el instante no eran importantes..

 

que no parecían importantes.

tiempos que no recordaba.

tiempos donde yo no estaba.

 

dándome cuenta de todas las decisiones que nunca tomé

porque ni siquiera estaba allí.

 

dándome cuenta que sin importar, sea fuera la decisión que tomara.

era solo el propósito natural de mi vida tomar cualquier tipo de decisión…

ya fuese que fracasara o no.

 

que me daba cuenta, que lo peor que pude haber hecho;

había sido ni siquiera hacer el intento.

 

para darle sentido a mi vida.

para darle dulzura, gozo, lagrimas, libertad, experiencias.

 

y por instinto lloraba.

no digo que por lógica..

porque mi vida, literal, no se puede logiar..

ha sido una locura: Ha sido mi locura instintiva.

 

y en esos instantes, me arrepentía.

pero no como un hombre ordinario.

 

si no como un hombre que también logro ver la poesía de su propia vida.

Y entonces, daba gracias a la corteza que crece, que rodea y que por ultimo…

…me compasiona la existencia.

Si te gustó, ¡compártelo!

Tiempo

Tiempo es lo que me hace falta para decirte lo mucho que te amo
Yo por ti daría mi vivir, sin pensar en el fin

Pues mi único deseo es hacerte reír y verte feliz
Sinceramente te digo que en ti pienso día y noche sin alardear

No sé si sea una burda obsesión combinada con ilusión, o tal vez sea amor
En verdad es adorable verte sonreír, a la distancia es alucinante verte así

Si te gustó, ¡compártelo!

Realidad

Si la realidad juega a ser lo que dicta

Entonces porque criticar a la mentira

Si la verdad es clara

 

A menos que la mentira se lo que quieres creer

Pues la verdad a veces lastima

Y es mejor tener fe en la mentira

 

Pues suele ser mejor a la realidad que es muerte

Pues al creer puedas ver, lo que quieras ver

Y aunque la mentira sea irreal te hace fuerte

Y te reconforta la mente

Si te gustó, ¡compártelo!

Alguien escribió lo que querés leer y está acá. Animate a escribir vos también.

A %d blogueros les gusta esto: