Me Basta.

No importa si perdí la cordura,
si realmente la perdí o si me la robaron.
Si algún día fui cuerdo…
 
Ya no digo lo que esperan,
me niego a ser quien debo
y sencillamente soy.
Con eso, juro que basta.
 
Me río cuando y donde quiero,
doy abrazos hasta sin pedir permiso.
Disfruto del silencio,
del barullo, de un tinto…
 
 Disfruto cada día
como si fuera el último.
Me devoro los minutos uno a uno
y juro que basta…
todo esto, para ser feliz.
 
Si te gustó, ¡compártelo!

2 comentarios sobre “Me Basta.”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.