Perdidos Entre Las Sierras-Habitantes Nº 5 Y 6: Las Gemelas Puro Amor

Habitantes Nº 5 y 6: Sol y Luna

Cuentan algunas personas que los primeros años del matrimonio entre Gualberto Capelucetti y María Mirta Morales, transcurrieron en total y absoluta normalidad. Con la llegada de los hijos sin embargo, las cosas cambiaron sustancialmente. A doña María Mirta se le dió por hacer huelga de brazos caídos y dejó de cocinar, después dejó de limpiar, después dejó de lavar la ropa. Don Gualberto tuvo que armarse de valor y empezar a tomarle cariño al lampazo y al trapo de piso y en sus pocos minutos libres, comenzó a leer el Crandon.


José y Amaranta, los hijos de la no tan feliz pareja, crecieron como les salió. O como le salió criarlos a Don Gualberto, vaya a saber uno en realidad como fue la cosa!. María Mirta era la persona más informada de todo Rincón de Yopará. No hacía más que recabar información en cada rincón del pueblo, deleitándose de los chusmeríos habituales y que tanto bien a veces hace, a cierto tipo de mentalidades… selectas.
Los años pasaron, las canas vistieron los cabellos de Gualberto y de María Mirta. José se casó y dejó su…digamos, hogar. Amaranta comenzó con los primeros amores y luego con los segundos, hasta llegar a cientos. De esos amores apasionados y pasajeros, nacieron varios hijos: Brian, Gualbertito José, Jennyffher (si, el nombre se escribe así) y las gemelas: Sol y Luna.

De tal palo tan astilla. En este caso, astillas. Las gemelas dieron sus primeros pasos junto a sus abuelitos hasta que estos desaparecieron (eso será develado en otra oportunidad).

Su amada y amante madre las crió al mejor estilo María Marta Morales, sumado a esto, el hecho de que la mayor parte del tiempo no estaba en su casa.  Y si, la mujer tenía que trabajar y además de trabajar, dedicarle tiempo a sus amores fugaces.

Sol y Luna eran conocidas en Rincón de Yopará como «las gemelas»; no podía ser de otra manera.

Cuando llegaron a la adolescencia pasaron a ser «las gemelas puro amor». En la actualidad Sol tiene tres hijos de tres padres diferentes y Luna, cinco hijos de ídem. Pasaron varias veces a visitar a Romualdo en la comisaría, las mandaron de paseos otras tantas a una Institución de Rehabilitación de otro pago y volvieron. Porque el pago tira…y el amor también.

Si te gustó, ¡compártelo!

3 comentarios sobre “Perdidos Entre Las Sierras-Habitantes Nº 5 Y 6: Las Gemelas Puro Amor”

  1. HOLA!!!TU CUENTO ME PARECIO MUY BUENO,LOS PERSONAJES ME RECUERDAN A CIERTA FAMILIA,PERO SON COINCIDENCIAS DE LA VIDA.DEBEN HABER MAS DE LO QUE PENSAMOS.TE MANDO UN ABRAZO Y SIGUE ESCRIBES BONITO.

  2. Siempre me resultan entretenidos e intrigantes tus cuentos. Me gusta la posibilidad que dejas para el ¿qué pasará?. Indudablemente Yopará es un pueblo misterioso y a la vez común.¡Felicitaciones!

  3. Gracias por tus comentarios. Coincido contigo en que hay más coincidencias en esta vida de la que pensamos. Historias que conocemos y/o vivimos se deben de repetir por aquí y por allá. Y si, Rincón de Yopará y su gente no escapan a la regla. Seguro que en más de otro pueblo, ciudad, incluso barrio hay un par de hermanas como estas. Saludos!.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.