ARIEL CLAUDIO GEDER

Antes de darme existir, no supiste que similitudes
Resaltarías en mí con relación a tus dones,tu
Intelecto, forma de obrar,de sentir o andar.
Entre choques generacionales que surgieron entre nosotros,
Lisa y llanamente eclosionaron disensos y consensos
Como causas posibles de ira imprevisible.
Los momentos que compartimos se almacenaron en mi
Actual y vigente memoria, reservorio de anécdotas.
Un día tuve que darme prisa para verte como materia inerte.
De un modo que no pude explicar por qué.
Indagar hacia qué destino escapaste es inútil.
Omití que en alguna circunstancia dejarías con
Grandilocuencia de dejar de decir presente

Eternamente y que tu silencio sería para siempre.
Dolor es sinónimo de lo que sentí en semanas tras
Establecerse como un hecho tu utópico regreso.
Revivís en todo ámbito que transitaste, en muchos y en tu hijo mayor que te añora.

Si te gustó, ¡compártelo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.