Mi Más Triste Historia

Te conocí una noche bohemia y loca donde mezclaba tristeza con un par de copas

Te conocí cuando era la niña tierna y mimada  que a ser mujer de vez en cuando jugaba

Y te tome de mi mano como se toma una rosa, embelesada con tu belleza y tu aroma

Era tenerte un elixir, lo más cercano a la gloria

Y te apretaba en mis manos mientras mis ojos lloraban

Mientras mis manos sangraban, yo te entregaba mi alma

 

Mi  corazón te llamaba suplicaba entre tus llamas

Pero yo te sonreía y fingía que no importaba

Sabía que tú te irías y me arrancarías el alma

Sabía que contigo moriría mi esencia de ser humana

Y ese día que te fuiste mientras mi corazón llevabas

Yo sabía que a la vuelta sin piedad tu lo tirabas

Mas nunca fui a recogerlo espere a que regresaras

y entre tus manos trajeras lo único que me quedaba

 

Pero aunque pasa la vida no pasa este sufrimiento

Y aunque acabaste conmigo en este lugar espero

Sin alma, sin corazón y sin ningún sentimiento

Como quisiera sentir a mi corazón latiendo

Como cuando te miraba a los ojos en silencio

Pero esa ya no sucede el que está muerto, está muerto

Aun que finja caminar, muero en este desierto.

 

Algunas veces te sueño y te veo tan feliz

Que tu felicidad duele porque no es junto a mi

Algunas veces te  pienso, muchas otras me lo niego

Mientras camino y recuerdo que ya se me acabo el tiempo

y en esta calle cualquiera jamás te vi regresar de nuevo.

amitai

 

Si te gustó, ¡compártelo!

Un comentario sobre “Mi Más Triste Historia”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.