Noche De Verano

Bajo una manta de nubes,

en un cielo estrellado

mi amante y yo nos encontramos.

 

La música del viento

hacia que el sonido se uniera

al sonido de nuestros labios.

 

Dime pués, ¿ qué intenciones tienes y cuáles son?, pregunté.

El motivo de mis besos y el ansia de mis halagos,

es llevarte a la luna, al sitio más lejano

donde puedas mirar a la Tierra y verme aquí sentado

viéndote cómo me llamas

y cómo yo te he conquistado.

 

Te llevaré a la Luna,

primero te cogería la mano

te diría que cerraras los ojos,

y que escucharas muy atenta

el susurro de mis labios.

 

Y mi voz acaramelada, te entraría por los oídos…

como chuchería para un niño que anhela ser querido.

 

Respirando profundamente,

y mirándome a los ojos

seguirías con tu mano, mi mano sobre tu tacto…

El pulso se te acelera, y tus suspiros aumentan,

suspiros que chocan contra los míos

en una batalla de guerra…

en la que nos enfrentamos tú y yo;

nuestras armas nuestros cuerpos, nuestro objetivo

llegar al otro y apoderarse de toda su esencia;

como abeja que llega a la flor , y extrae de ella todo el néctar.

 

El ansia de tu deseo, no te deja vivir en mi presencia

y a la vez que aumenta tu pulso,

así nace mi impaciencia.

Mi deseo contra el tuyo, tu carrera contra la mía…

mi boca junto a la tuya;

hasta que por fín tu rostro apunta al cielo

junto con tu mirada perdida.

 

Y mirando a la Luna llena

como loba herida

mi alma se une con la tuya

y la tuya con la mía.

Si te gustó, ¡compártelo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.