Nuestro asunto pendiente – El asunto pendiente de Diana 5

Era en el final del invierno, el juicio por el asesinato de una familia casi completa. El tutor de Diana estaría presente, pero la dejó en casa esperando impacientemente el resultado final.

En un solo día se habían ido todas las personas con su misma sangre y ahora en un solo día se sellaría el destino del criminal. El proceso en general fue más corto, dado a la inusual confesión del culpable.

Tras horas de espera se escuchó como el automóvil de su tutor se acercaba. Al cruzar la entrada, el cuidador encontró a Diana de pié en la entrada frente a la puerta, queriendo tranquilizarla dijo: tranquila, nunca más sabrás algo sobre él.

Diana dudando de sus oídos respondió: ¿Qué sucedió? ¿Lo sentenciaron a muerte?

El curador le respondió tratando de tranquilizarla: no, lo siento, no lo hicieron por su confesión; sin embargo tiene cadena perpetua y dado a la gravedad del crimen lo llevarán a una cárcel donde pueda cumplir su condena en absoluto aislamiento y sin algún tipo de beneficio penitenciario.

Diana menos inquieta, pero no menos mortificada respondió: ¿llegó a decir el motivo?, ¿el por qué de la muerte de todos ellos?

El tutor la observó por un momento, y se acercó un poco a Diana para decir: Diana, en lo único que debes pensar es en los buenos momentos que viviste junto a tu familia, y en que ya todo acabó; ellos así lo querrían.

Diana más calmada le dió la razón, pero le señaló que le hubiese querido conocer la razón para tan plan violento. Algo más le llamó la atención de Diana, no entendía por qué, pero tenía la impresión de que alguien estuviese detrás de la puerta; preguntó esto y la respuesta que le dieron fue: Hay alguien a quien quiero presentarte.

El tutor abrió la puerta, detrás de ella apareció un joven totalmente desconocido para Diana, era de mediana estatura, delgado, de cabellos negros, cortos y ordenados. Entró a la casa y gentilmente saludó a Diana, ella se ruborizó al ver que sus ojos eran grises y su sonrisa deslumbrante.

Yillberth, tenía la apariencia de un joven educado y con clase vestía el uniforme de la misma escuela de Diana y según el tutor se quedaría a vivir con ellos por un tiempo, esta visita inesperada trajo consigo una amistad para ofrecer a Diana y todo el afecto y resguardo para el futuro que la amenaza.

 

 

Si te gustó, ¡compártelo!

Deja un comentario