El Caballero Inherente A Su Desvelo De Amor.

 

Después de extasiarse de ansiedad y contar con su amado una angustia imposibilitaba ese sentimiento, al ver que la felicidad de su caballero, era producida por el viaje inerte que emprendía el a su muerte inhóspita, causada por una enfermedad inexplicable, que el solo comprendía, y la ausencia de su amada por mucho tiempo lo ponía más triste
Todo comenzó un octubre en verano, se conocieron en una noche bohemia, donde el cielo despejado de estrellas fugaces, nacientes de la magia del arma más poderosa contra todo dolor, sentimiento natural que el hombre pueda ofrecer, si el amor, única arma infalible contra todo dolor, primogénito del alma, que ambos habían sentido.
Esa noche sus dos almas se unieron , cuando el partido sindical dejando tu huella, organizaba un fiesta o una reunioncita , llamada noche bohemia, para recoger fondos para su marcha en contra de los atropellos que la ciudad Vivía, para proteger los derechos del ser humano , esa noche se conocieron al frente la misma casa , sus primeras palabras , cruzadas por mariana, que sin pensarlo se enamoraría, de ese innato artista de la humanidad, si Leonardo se llamaba, que sin querer causaría los milagros y desengaños de amor en el alma de esos grandes seres. Mariana cruzó sus primeras palabras , un libro y una canción primer tema , para que lo inesperado sucediera, Leonardo se mostraba indiferente y abrumado por el desconocimiento de esta mujer que al mismo tiempo le daba tranquilidad, sin pensarlo Leonardo estaba extrañado y tranquilo por su compañía , en ese momento hablaron poco de sus gustos: libros, música y la lucha insaciable social que estos dos jóvenes sentían en sus corazones, después de tan extraña y amena charla decidieron seguir colaborando en la reunión, esa noche fue todo un éxito , se vendieron todas las boletas y la comida no faltó , antes de terminar la noche un compañero que poco conocían , cumplió de Cupido con su novia para que estos seres se amaran, solo una mirada basto para que ambos quedarán hechizados.
Sin medida, ni descaro un complot sucedió. Su cupido los guió al último cuartito de la casa, les mintió intercambiando falsos testimonios para que piensen que tenía un interés mutuo. Sin pensarlo el encuentro se dio.
En ese cuartito, uno de los más chiquitos donde cada rinconcito se llenaba de sillas y trapos viejos y aun sin espacio, los nobles jóvenes estaban ahí ,al verse ambos en el cuarto sus mentes se desconcertaron, creyendo que habían sido citados por cada uno de ellos, sin imaginar que un Cupido quería unir sus corazones, al verse confundidos, pero conformes por la magia que cada uno emanaba en sus ojos, esa chispa de amor, saciados de pasión por que estaban solos y no conocía el amor, se miraron mutuamente confundidos sin saber por qué estaban ahí , sus labios se juntaron y con pasión se besaron; ambos se admiraron , se halagaron con palabras excitantes y mágicas. Sus labios y su alma no se querían separarse, cada uno encontraba paz, se sentían liberados por sus angustias y malestares que la vida natural tiene , que solo el amor y la razón intervienen en ese dolor, se besaron como nunca, como si ambos supieran que esa iba a ser la única noche que podían amarse, ni el odio ni las mentiras interferiría en su destino; salieron despelucados, habían tenido un alboroto celestial sin darse explicación alguna, ni a ellos ni a nadie, se miraron y con el lenguaje de su alma se dijeron Adiós, al cabo de los días mariana se había enamorado, cada amanecer era una bendición para ella. Creía que había encontrado a su amado, día tras día lo llenaba de poemas palabras incesantes de amor, lujurioso y desenfreno, al borde de la locura y pasión ella se encontraba, en sus días de idilio, se veían y cada vez que lo hacía mariana con miedo y amor lo besaba, Leonardo ya no era igual, su sentimiento cambió a esa noche bohemia, sus besos transmitían tristeza y silencio, mariana se preguntaba, ¿que sucedió? Adonde se fue ese amor, sin rendirse día tras día lo citaba en el parque de su casa, hablaban horas y horas, se elogiaban sus grandezas y noblezas y ella disfrutaba mas hablándole y mirando su sonrisa celestial, el siempre la miraba con amor insaciable y al tiempo con tristeza y un gran dolor, él no comprendía por que ella lo amaba tanto, sin importarle los miles desplantes e indiferencia que Leonardo le transmitía, ella pensaba que todos sus intentos de amarlo , de ofrecerle ese gran amor, para él no era suficiente. Pasó unos días ,y mariana se dio cuenta que el ya no la quería o por lo menos eso pensó, sin explicación ni nota alguna el la dejo , sus conversaciones jamás volvieron hacer y mariana se introdujo en la tristeza su alma, día a día se destrozaba por su desamor, pasaron días, meses y dos años para que mariana ya no sintiera dolor , pero después de 2 años Leonardo apareció, sin desenfreno la citó en el mismo parque, sin razón alguna ella asistió, el la miro y le dijo amada mía yo siempre soñaba contigo, todas las noches tu esencia vivía en mi, si no te respondí o me fui era porque no comprendía por que tu me amabas tanto, sin razón alguna si yo no podía corresponder a tu amor, mariana extasiada le respondió, oh mi caballero de armadura oxidada, yo sabia tu dolor , tu desasosiego por mi amor y yo solo quería que alguna mañana tu armadura estuviera rota, quería romperla con mi luz y hubiera esperado una vida entera si tan solo me lo hubieras permitido , pero eso nunca pasó , me fui al olvido y tu amor al fondo llego. Desconcertada por tu exilio seguí con mi vida y pedía a Dios que tú siempre estuvieras feliz, y llegarás a conocer el amor, que yo alguna vez te di.
Leonardo sin palabras se quedó y una lágrima en su rostro derramó , con todo su ser le pidió perdón, temblando de frío, él la abrazó y le dijo que ahora podía morir en paz , que no solo esa noche bohemia había conocido el amor sino el resto de los años al no tenerla lo había entendido, añoraba sus besos y poemas,, que por miedo no acepto. Leonardo Le dijo a mariana: princesa de mi alma tengo una enfermedad y no se cuantos días, minutos o horas me queda , pero solo sé, que ese gran amor que me diste alivio mi corazón, mi alma y mi existencia, me dio fuerzas para soportar el dolor, que tu ausencia me iba carcomiendo, perdóname amor mío ; hoy me doy cuenta de mi error y no quería morir sin tu perdón, eres mi ser único e inherente que amo con todas mis fuerzas, tal vez uno se pueda enamorarse una y mil veces con el corazón , pero enamorarse con el alma, eso solo lo una vez sucede y yo mi hermosa te amo con mi alma, al pronunciar sus últimas palabras , ella lo miró como la primera vez que lo beso; con ese amor innato, esencia pura y divina lo abrazo con todas sus fuerzas y con unas palabras y un beso termino . Mi amor yo nunca deje de amarte, mi tristeza y dolor con el tiempo desaparecieron pero mi amor de alma nunca muere, te amo con todas mis fuerzas y no necesito perdonarte ya que tu amor ha borrado mi dolor. Al terminar sus palabras Leonardo la miró y una lágrima salió, se besaron como nunca y con un último beso él murió. Mariana estaba destrozada por el dolor incesante que la muerte de su amado le había causado, nunca entendió por que Dios una noche le había dado el amor y al mismo tiempo se lo quitaba. Jamás volvería a sentir esa felicidad que él sintió al ver su amor y perdón.
Mariana sola quedo pero el desde el cielo ella sabe que Leonardo la cuida, su amor de alma nunca murió y con ella su esencia y luz se quedó.

Si te gustó, ¡compártelo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.