El Mundo Acaramelado.

El Mundo Acaramelado

Un mundo lleno de habitantes de distintos sabores: vainilla, chocolate, fresa, menta y chicle. Cada uno de los habitantes de ese mundo tenía un sabor único o una mezcla de sabores.

El mundo era gobernado por una reina, la cual tenía como sabor único el caramelo, y junto a ella se encontraba su más fiel soldado, el soldado de chicle.

Todo se encontraba en paz, el mundo estaba floreciendo completamente; sin embargo, un día todo se comenzó a desplomar: los sueldos bajaban, y en contraste, los precios subían. Todos los males se debían a un ataque económico liderado por las grandes empresas mundiales, era una conspiración a nivel mundial.

Los enemigos  estaban esperando el momento para atacar.

En medio de la noche se escucharon ruidos de pisadas, los enemigos habían entrado en el castillo de la reina para asesinarla. En todo el castillo se estaba librando una lucha entre los traidores y los fieles.

Un soldado había entrado en la habitación de la reina y se acercaba en dirección a ella.

—Reina… Reina… Despierte —Dice el soldado chicle.

—¿Eh?

—No tenemos tiempo, por favor, sígame.

El fiel soldado y la reina escaparon por medio de un túnel secreto que se encontraba debajo del castillo: el castillo ya había sido tomado por los enemigos, los fieles lucharon y cayeron, mientras que los traidores triunfaron.

La reina y el soldado escaparon y se perdieron de vista en el vasto desierto que se encontraba muy lejos del castillo.

Si te gustó, ¡compártelo!

Un pensamiento sobre “El Mundo Acaramelado.”

Deja un comentario