La Pregunta De La Eterna Libertad

 

paz, belleza, libertad
Naturaleza

La pregunta de la eterna libertad, diosa codiciada por todo hombre terrestre.

Pasamos una vida buscando en vano, ojos abiertos, bocas sedientas.

Pasamos una noche llorando en silencio, callando todo lo perdido, a la luz de las velas de un sueño sin igual.

Eres día entre las montañas, brillas en el halo del amanecer.

Creces como rayo de penumbra, olvidando lo que ya no es.

No vives sino por aquellas voz que canta en el cielo,

el himno que suena entre tus paredes.

Se libre, pequeño ruiseñor.

Se libre como aquel de cielo abierto

alas extendidas, volando hacia la noche

sin miedos ni temores.

Se libre como quién ama a la vida

quién escucha las plegarias de pobres desgraciados.

Se libre, brillante fuego,

Se libre hacia la eternidad.

 

 

Si te gustó, ¡compártelo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.