Un Suspiro Equivocado.

Entre mis oraciones Señor,
Puedes tu escuchar;
Latidos de mi corazón,
Que lo pueden nombrar,
Bien sabes la razón
Del porqué es de alejar

No es prudente su motivo
Ni sabio que pueda llegar
A quebrantar el vacío
De un alma en soledad.
No permitas que un suspiro
Se lleve la tranquilidad
Que por ahora respiro
La paz que tú me das.

Señor tú conoces las intenciones,
Que ese caballero tiene al llegar
Con sus dulces canciones;
Y su forma de tratar,
Despierta mis ilusiones
Y aun me hace soñar.
Niega todas sus razones
Por las que se pueda enamorar.

Si te gustó, ¡compártelo!

Deja un comentario