Mi Hija No Nacida

Me case a los 18 años de edad, con mi novio de hacia 4 años, nuestro primer hijo nació prematuro, sin embargo era sano, nuestra segunda hija nació un año después y es aquí donde comenzó todo.

A principio de mi segundo embarazo asistí el ginecoobstetra, en la ecografia se podían diferencia 2 sacos, a pesar de esto, hacia el cuarto mes solo quedaba uno, el medico dijo que de seguro estaba vacío y mi cuerpo lo elimino.

Transcurridos 7 meses mi supuesta única hija nació (prematura), al contrario de mi primer hijo no era sana, estuvo 2 meses en observación.

Hacia su tercer mes de nacida nos trasladamos a mi casa, mi hija era muy llorona, pero mágicamente cuando yo entraba en su habitación no estaba llorando, no tenia ningún vestigio de lagrimas ni los ojos hinchados. comencé a creer que me había vuelto loca, que escuchaba bebes llorar por el estrés.

Cuando cumplio 7 meses ya había aprendido a gatear, recuerdo que era de noche, yo vivía en una casa sola con mi esposo y mis dos hijos, luego de cenar me disponía a lavar los platos y le deje la bebe a mi esposo en el cuarto para que la cuidara mientras yo hacía oficios.

Mientras estaba lavando escuche unos ruidos debajo de la mesa, voltee para ver que era y era Sofia (el nombre de mi niña) que estaba jugando debajo de la mesa, me dirige iracunda a la recamara, dispuesta a pelear con mi esposo por no vigilar a Sofia, tal fue mi ira que deje la llave del lavaplatos abierta y no recogi a Sofia, cuando llegue al cuarto mi esposo dormía al lado de mis dos hijos, ¿Quien era la niña debajo de la mesa?, no lo sabia, no me regresa a comprobar, cerre la puerta y me dormí pensando en que me estaba volviendo loca.

Sofia creció sana, siempre tuvo una complexión delgada y una larga cabellera negra y lisa.

Cuando cumplió 7 años la envíe por primera vez a la tienda (que quedaba a dos casas) con su hermano, para ellos fue una ocasión importante, en realidad aun no entiendo ese anhelo de los niños por crecer, de hecho no lo describiría como un anhelo por crecer, lo que anhelan es llenarse de responsabilidades, sentirse responsables e independientes. Lo cierto es que se tardaron un poco, no se si fue porque fue su primera vez yendo a la tienda, pero me dio miedo y me asome, vi a Sofia y le grite: Si ya compraron! vengase!… pero se asusto creyendo que yo estaba enojada y se metió a la casa de la vecina, cuando la fui a sacar mis dos hijos estaban regresando de la tienda… ¿Quien era esa niña? no lo sabia….

 

 

Si te gustó, ¡compártelo!

Deja un comentario