El Bosque De Un Oasis

El bosque de un oasis

Me encontraba en el punto más alto de lo que hay en esta llamada existencia, pues tenía a mi merced, un paraíso maravilloso, era como sentir una maravillosa instrumental, antes de que empieces a escuchar la letra sabes que se viene una canción de esas que te escuchan, entienden, motivan y alientan, es el escalón más alto desde aquí puedo observar otros posibles caminos que pude haber tomado, pero van por debajo, además se van agregando escalones a mi camino, entonces así existan algunos estables no dejaría el mío aun sabiendo que de tan alto puedo caer, vale más el desorden en el orden de experiencias, esto es maravilloso veo la silueta de aquella arquitecta que fue estructura en este camino la veo borrosa mientras lentamente cae la noche…

 

Veo una enorme nube cuando abro los ojos y veo el cielo, me encuentro desconcertado, siento destrozada mi alma, la cual resistió el golpe de las alturas, ¿acaso caí de las alturas o caí hacia ellas? Mi cuerpo no responde a mis ordenes, la vista se me nubla, siento como hay vida en este suelo y el mismo empieza por arrebatar mis últimos alientos, estoy rodeado de lianas las cuales parecen tener algún tipo de malicia, huele muy mal un olor bastante desagradable, huele a vegetación podrida, animales muertos, está lleno de insectos dignos de este territorio, escucho bastantes ruidos entre ellos el mas cercano a mi es el de una serpiente que con su serpenteo me amenaza con inyectarme su veneno, la siento cada vez más cerca, la escucho lejos, parece una paradoja, de pronto todo tiende a tornar diferente, cambia a una manera que desconozco un silencio aterrador la silueta de una dama llega hasta el lugar donde me encuentro, no puedo verla ya que mi visión quedo nublada, escucho más cerca el serpenteo, logro verla mi cuerpo no responde y ella me tiene su merced, la silueta se acerca hacia mí, cuando la serpiente empieza a formar una espada, sin pensarlo la tomo y empiezo a destruir las raíces, lianas, termino librándome del suelo, corro a donde la había visto, quiero preguntarle su nombre, pero al llegar ya se a ido, con ello el bosque vuelve a tornarse apetitoso de lo que me mantiene en pie, tengo que correr aun desconociendo el camino por el que lo are, así que con la espada me abro camino, cuán agradecido estoy aquella silueta de una dama, me causa bastante curiosidad pensar de quien se tratara, siento en mi mano como se encarna la espada a mi empieza a ser mi misma mano, así como su veneno, empieza a tornarse parte de mí, ¿cómo se le llama aquel mal que te saca del vacío y te mata lentamente? ¿Acaso solo es una muerte más lenta? Sigo mi camino no puedo voltear hacia abajo pues el suelo me abuse y si volteo hacia arriba el suelo me envuelve, la meta es seguir de frente sin mirar hacia otro lado, encuentro unos escalones los cuales recuerdo había observado de donde caí, observo la sima, sé que no me llevaran a algún lado donde quiera estar, entonces tengo que seguir o morir por el camino, es mejor morir de pie que en lo absurdo así que sigo por este bosque, mi mano empieza a sentir dolor, lo cual hace más pesado el viaje, entonces encuentro una vieja ruina de escalones, parece haber sido alguna vez algún camino demasiado alto, mi mano al tocar aquellos escalones destrozados los moldea, entonces tengo la idea de creer que puedo hacerme un camino a base de estas ruinas y materiales que me rodean, empiezo a construirlo, no hay tiempo, tengo que hacer trabajar mi mano para con ella librarme de este vacío, donde no quiero estar, pero tengo una maldición pues los escalones están debajo, así lo haga bien tendré que bajar, asimilando trabajo con respeto, consigo materiales, sigo construyendo. Como todo humano mi cuerpo se agota, pronto caigo rendido sin sentido, mi cuerpo no puede moverse mi mano a desaparecido me e quedado manco, no puedo hacer nada esta ves seré presa de estas raíces, estoy muriendo mientras empiezo a recordar aquella sima en la que había estado, entonces sonrió, un recuerdo así acompaña perfectamente esta pieza, escucho una burla, una sombra totalmente obscura empieza a reírse de mí, presto atención a donde vienen esas burlas y ahí está la veo, al hacerlo me asustó, pero el susto lo pierdo mientras se escapa mi vida, entonces me pregunta que si valió la pena tratar de construir para subir a donde un día estuve, ese momento de la sima sigue en mi, así que le contesto “Jamás entenderás sobre la felicidad en esta vida, muero feliz por que valió cada segundo, tu burla es nula, pues es índice de la envidia” se acerca a mi mientras sus manos rozan mi cara, me susurra que tarde o temprano seré suyo, me doy cuenta que algo tiene que ver este bosque, ahora trato de concentrarme para marcharme de este mundo, cuando despierto asustado, solo fue una pesadilla, pero es de aquellos sueños que se sienten tan reales, así que comienzo deprisa a seguir construyendo, esta ves necesito materiales que recuerdo haber visto antes de llegar a mi nuevo camino, por lo que voy sin pensarlo, a lo lejos veo aquella parte más obscura del bosque, siento miedo, tomó lo que necesito, me regreso como puedo y sigo construyendo ya que no puedo terminar en el piso por lo que sería la muerte, estoy alejado del suelo en la cúpula de los árboles veo todo este bosque obscuro lleno de niebla y una infinita obscuridad, veo aquella parte del bosque donde tuve aquel sueño, algo de ahí me llama, siento necesidad de ir, pero ha sido solo otro sueño no tan malo como el otro , este si que no tiene alguna lógica, sigo construyendo mi camino, me doy cuenta de mi trabajo ya estoy por encima de muchos otros caminos, empiezo a tomar confianza, el trabajo comienza a pesarme más, esta vez me permito descansar un poco más ya que la altura tiene su pesar, estoy durmiendo cuando escucho un grito, me levanto y empiezo a relacionar de donde viene ese sonido, entonces creo es producto de mi imaginación, a lo que intento descansar lo vuelvo a escuchar, esta ves se que es real, intento pasar desapercibido aquella voz, pero no me deja en paz, me doy cuenta que no podré dormir a causa de ello, seguiré construyendo, mientras lo hago aquellos ruidos han dejado de escucharse, tengo que descansar y al hacerlo no puedo evitar recordar aquel paisaje, aquellos colores, aquel ambiente que lo envolvía y me llenaba, entre colores de un recuerdo cierro los ojos.

 

Despierto es un nuevo día, tal ves el desvelo a sido por no tener donde descansar de una buna manera a lo que hoy me dedico hacer un lugar donde pueda descansar más cómodamente, pero no esta noche es peor los gritos no dejan de cesar, aparecen colores marchitos por todos lados, trato de dormir y me levantan los mismos, comienza a frustrarme todo esto, entonces veo un poco la realidad, se que en aquel camino ya no soy participe, esto es más fuerte que el suelo mismo un recuerdo entre voces y colores, despierto llorando asimilando la veracidad en aquella imaginación del sueño, cuando veo nuevamente la silueta de una dama

Si te gustó, ¡compártelo!

Deja un comentario