Influencer, sin comillas

Hoy en día la palabra “influencer” está de forma constante en nuestras vidas. Bien, déjame que te diga una cosa: hay personas que piensan que no debería utilizarse este término porque nadie debe influir en la vida de nadie o sobre los pensamientos de nadie o sobre las opiniones de nadie, etc; ahora bien, si nos damos cuenta y no hacemos la vista gorda todos nosotros sin ser influencers estamos influyendo de una forma u otra, directa o indirectamente, porque no me vas a decir que dar tu opinión al respecto de algo no es influir sea directa o indirectamente como ya he dicho, pero al fin y al cabo es influir en la otra persona para que esta o cambie de opinión o reflexione al respecto de algo o simplemente siga manteniendo su postura y forjándola, pero es influir. Llámalo como quieras porque tiene muchos nombres: opinar, dar ideas, debatir, actuar, intervenir, apoyar, etc; al fin y al cabo influir lo único que tiene muchos nombres y sinónimos varios. Así pues, dejemos de ser hipócritas y de hacernos los afectados cuando en realidad todos hacemos lo mismo y la intención no es ni mucho menos herir los sentimientos de la otra persona ni de que se deje influenciar, pero a las cosas hay que llamarlas por su nombre y tú ya decides si te dejas influenciar o no.

No es ningún pecado ser influencer, ni ser opinionista, ni ser youtuber, ni ser blogger, ni ser abogado, ni ser médico, ni ser filósofo, ni escritor, ni lo que quiera que seas; todo son profesiones y trabajos, ni unos más duros que otros, ni otros menos importantes que unos: trabajos.

No paramos de leer en las redes sociales críticas, y ójala fueran constructivas pero al contrario, muchas de ellas son más destructivas que otra cosa y creo que ya no por respeto a los demás sino por respeto a nosotros mismos deberíamos plantearnos las opiniones y los pensamientos y la forma de decir las cosas antes de actuar porque todos tenemos corazón, todos tenemos unos sentimientos y aunque creamos que no esas personas que están detrás de una pantalla también los tienen.

Una humilde opinión.

Gracias.

Si te gustó, ¡compártelo!

Deja un comentario