Lo común.

Te despiertas a cierta hora, tus ojos no aceptan ver con nitidez el mundo, te esfuerzas, te aseas un poco, comes algo y vas a trabajar.
Empiezas tu trabajo laboral como toda persona-sin ganas de hacerlo-. Es hora del desayuno, buscas un lugar en donde sentarte y te sientas. Vez con fervor tu pequeño plato tapado, lo destapas y comienzas a comer-comemos para vivir y vivimos para comer- ha termino la hora de poder disfrutar los alimentos, vuelves a tu jornada laboral, sin ganas y con el deseo de poderte largar. Al fin es la hora de irte, el momento que siempre esperaste después de entrar de trabajar, te encaminas a tu hogar mirando por la venta el paisaje muerto y vivo, llegas a tu casa, comes y te vas a descansar, tal vez vallas a realizar alguna simple actividad, después concilias el sueño y al otro día lo común no es novedad.

ang.

Si te gustó, ¡compártelo!

Deja un comentario