Una Historia Común

– ¿Alguna vez te he contado que conocí a un hombre desdichado, quien perdió su talento y alma de la nada?
– nunca me lo a usted dicho abuelo.
– pues veras hijo, cuando yo tenia tu edad conocí a un joven con tanta hambre de destacar que se le veía animoso de vivir.
Él era un musico extraordinario, nadie habrás visto como él para tocar la guitarra, y no se dijera para cantar. Él era el mejor cantante que se pudiera haber visto. Su talento no venia pues por naturaleza, el había nacido con la peor voz del mundo y las manos mas torpes para tocar la guitarra, o eso fue lo que dijo mi hermana, quien estuvo con él en la misma escuela, “no podía ni tocar una nota correcta en la guitarra, y su voz parecía el crujir de las ruedas de un tren sobre la vía” solía decir ella.
Con el tiempo el muchacho practicó y practicó hasta que mejoró, tanto que se convirtió en el mejor musico del pueblo.
Un día mientras su fama y talento en el pueblo estaba en su apogeo y extendiéndose por la región conoció a una mujer muy bella, Candelaria. Ella se convirtió en su esposa y desde ese día con el paso del tiempo, aquel musico tan talentoso se apago como una fogata que se quedó sin leños.
– Pero ¿por qué dejó de hacer lo que tanto amaba y se esforzó en lograr?
– Ah, eso nadie lo sabe, algunos creen que se quedó sin ideas para su música, otros creen que enfermó y tuvo que dejar de lado la guitarra y el canto para siempre.
– Y usted ¿que cree que le paso abuelo?
– ¿Yo?… Yo creo que simplemente dejó todo lo que había luchado, lo que había logrado con su música y lo cambió por otro sueño.  Uno al lado de su esposa.

Si te gustó, ¡compártelo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.