Carta A Becky

No debí bajar la guardia….
Las contadas ocasiones en las que lo he hecho, he salido con el corazón destrozado….
La felicidad no está hecha para personas tan rotas y dañadas como yo…
Me sentí tan vulnerable en ese abrazo, y al mismo tiempo tan protegida…
Sentí tanta dulzura en esos besos y en sus caricias…
No soy cómo los demás….
Aunque parezca muy fuerte soy demasiado sensible por todas mis heridas y cicatrices….
No se entregarme a medias…
No se tener una aventura de unos cuantos encuentros y después actuar como si nada… Como si nadie…
Debe saber que todo lo que está cerca de mi importa termina en ruinas…
Y que al final mi oscuridad nunca se aclarará…

Si te gustó, ¡compártelo!

Deja un comentario