La Verdad Del Amor

Mi historia.

el secreto del amor

Mentira! exclamé con vos fuerte; deja de mentir de una vez y dime la verdad. Tú crees que soy tonta?, crees que no me acuerdo de aquella vez que te fuiste con ella?, crees que soy demasiado ingenua para creerme tu amor repentino?. Eres un hipócrita lleno de maldad y con el alma podrida.

A lo cual él respondió –  No te miento, si se que me equivoque aunque no me arrepiento pero esta vez hablo enserio yo te amo y deseo estar contigo. Mi error fue creer que podía hacer lo que me viniera en ganas y luego descubrí que no era así que en el corazón uno no manda que el se manda solo y que no puedo decirle de quien enamorarse eso lo decide el por su propio merito. Se que te dañe de muchas maneras y que traicione tu confianza pero quiero remediarlo, no quiero alejarme de ti, se que estuve mal y te ruego que me perdones y me des otra oportunidad. Yo te amo.

Yo dije- Que me amas? jaja. Eso es mentira tu no amas a nadie. Voy a tomar mis cosas y me voy de la casa.

El – Pero no quiero que te vallas quédate aquí conmigo, aparte a donde te vas a ir?

Yo- A la casa de mi padre. Ya no me vas a volver a ver la cara

El me abrazo con fuerzas mientras yo le gritaba, y golpeaba su espalda entre llanto interminable

Yo- No me detengas ya no soporto mas quiero irme déjame ir, sueltame

el- no te voy a soltar y no te voy a dejar ir

Y lo perdone. sin mas, y me quede con el.

El amor aveces te asusta y huyes, te ocultas bajo otra piel. pero no tardaran en extrañar a esa persona con la cual podía hablar de todo y compartirse todos los pensamientos.

No tardaran en darse cuenta que esta nueva chica nunca va a ser tu chica. Esa chica que te espero, que te lloro, te sufrió y extraño como una loca. No existe otro ser que te llene mas que aquel que vio en ti lo que otros ignoraban y que aun sintiendo dolor por tu causa se quedo esperando tu regreso así de rota como estaba así de triste asi de dolida.

No importa cuanta gente se atraviese entre dos personas que se aman, no importa cuanto se dañen, ni cuanto tiempo estén sin verse porque tarde o temprano se darán cuanta que ellos se eligieron y que no hay cuerpo, no hay sexo, ni mente que valga  cuando el corazón los elije. Por eso hoy años después nos encontramos todos los días en la misma casa, tras la misma cortina y sobre la misma cama esperando ese felices por siempre que nuestros corazones gritan.

 

Si te gustó, ¡compártelo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.