Escrito Uno

Y entonces mis manos  rodearon

aquel pálido cuello, intentando cortar el aire

que paseaba por su tráquea;

Y reí asfixiada cuando me dí cuenta de que

Era yo quien moría lentamente.

Si te gustó, ¡compártelo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.