Escrito Uno

Y entonces mis manos  rodearon

aquel pálido cuello, intentando cortar el aire

que paseaba por su tráquea;

Y reí asfixiada cuando me dí cuenta de que

Era yo quien moría lentamente.

Si te gustó, ¡compártelo!

Deja un comentario