La Otra Noche

  1. Eres las 12:00 am cuando nos vimos, ella tan amable, tan buena, ooff, todo un abuso de mujer. Su pelo lavado y suelto, ese cuerpo, todo un monumento emanando puro sexo, por sus curvas por sus senos, sus senos como dos melones, deseosos de ser comidos.  Le doy un beso, la llevo a la cama; la abrazo mientras locamente nos besamos, jugando con nuestras lenguas, exitados por esos besos de chupeta.  Le muerdo el cuello, lo beso, lo roso para erizarle el cuerpo; bajo lento a sus tetas, le quito el ajustador con la boca, muy lindos, los huelo y le digo a Claudia: – Que abusadora eres.  Los aprieto entre mis manos, juego con sus pezones quiero que mi mente guarde en sus archivos ese contacto tan agradable; pierdo mi boca y mi lengua en ellos, a ella le gusta porque siento sus gestos porque se retuerce, sabe que voy a descender a su bollo y eso le causa una agradable fantasía.  Vuelo rápido su ombligo, otra vez me detengo, la observó, la basilo, toda desnuda, le hago una seña mientras me muerdo la boca y le saco la lengua para decirle que voy a beber   de su más íntima humedad. Ummm huelo su bollo, que rico pienso, le abro sus piernas y entre mis brazos la sostengo para evitar que la traición,los espasmos de su cuerpo corten mis futuras lamidas.  Empiezo suabe, con el roce de la lengua desde abajo hacia arriba; le pasó al clitoris unas monumental lamida que la arquea, ella me aguanta la cabesa, me pide más, yo la complasco, le separó los labios con mis manos y hundo mi lengua profundamente en su sexo.        -Aaaaff , sigue papi.  Uuii así ummm. Ahora lo muerdo me lo como todo, le pido que mientras se toque los senos. Sigo saciando mi sed de hombre, me gusta su humedad y el olor de su sexo, mi pinga siento a mil, como si se me quisiera partir.  Le indicó que vamos a hacer el 69, ella queda complacida; ella y yo, yo y ella nos dejamos la piel, siento como se traga toda mi pinga, me la muerde y se pierde en ella.  Yo sigo dando lengua, ahora la siento más mojada a punto de venirce, le doy   rápido otra vez lento y siento que se rompe la tensión de su cuerpo, indicándome que se a venido. Cambiamos el juego, le digo que se para en la cama, que me baile y me diga: – papi te gusta.    Le ordenó que que finja que cabalga encima de mi, que se singue sola, que haga gestos. Desde la punta de la cama yo la contempló mientras me pajeo la pinga mirando la escena morbosa que delante de mi tengo.  Me subo a la cama, la someto, ahora la guerra es entre los sexos, pues le doy brocha a su perilla, a su bollo tan mojado. La penetró lento, mientras pasó por debajo de su cuerpo mi mano, dejándola sobre sus nalgas y mi dedo en su culo. Se siente la fogosidad de su cuerpo, caliente, todo mojado, lubricado sólo para mí miembro; loca por que esta noche me la singue como no se lo ha hecho nadie.  Posicionado la empiezo a cabalgar, busco en mis movimientos su lado más sensible, lo descubro; ahora busco donde más le duelo, otra vez tengo suerte y entre estos dos puntos del placer y del dolor explotó en mi carrera todas las sensaciones de su cuerpo, mientras la sodomizo y le doy una que otra cachetadas para que no se olvide de quien la cabalga, de quien es el que le está dejando la fuente seca de tantos orgasmos. Cambiamos la posición a una profunda, yo  coloco sus pies encima de mi cuello, ella me empuja el pecho poniendo una barrera, veo que siente temor a que la lastime, yo le digo: -No te preocupes, se donde buscar.   Palpo lento su profundidad, me estudio el camino, miro la cara de Claudia que se siente en las nubes; le beso la boca, le ordenó que me arañe el pecho y me maulle como un gato en celo. Me la estoy singando rico, siento la satisfacción en cada poro de mi cuerpo. Ella por momentos me vira los  ojos en blanco, provocando excitación extrema en mi, mientras le hago con mi pinga en su bollo un remolino, el rápido, el un dos tres y el uno uno. Ella quiere más por eso me pide que me acueste, quiere la batalla de nuestros cuerpos guiar. La complasco, se trepa ensima de mi, yo le enseñó cómo moverse, le digo que no es arriba ni abajo como más rápido se vienen ustedes, sino hacia atrás y hacia adelante mientras yo me inclino buscando el ángulo para ella más placentero. Le gusta la sensación de esos movimiento y la verdad para ser novata lo hace muy bien, y la muy perra me devuelve todas mis cachetadas mientras a toda velocidad me cabalga, mientras oigo: – Aff Aff Aff aii afff que rico, me tienes loca affff, coje papi toda mi leche…..

Si te gustó, ¡compártelo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.