Quizás no debería ser tan porfiado,

pero aunque la indiferencia reine en tus ojos

y la esperanza me deje aquí tirado…

No dejare de buscar tu mirada…

Si te gustó, ¡compártelo!

Deja un comentario