Y Mientras Lloraba Con Cierto Agradecimiento Extraño… …Me Sentía Envuelto Y Regocijado En La Corteza De Toda La Vida; De Toda Mi Vida.

La cuestión había sido por una actuación detrás de una pantalla de 42″

que me enseñaba a concluir mi existencia.

 

donde un personaje se encontraba en el abismo de la línea, de la delgada línea que contribuía a la palabra decisión.

con dos direcciones opuestas…

cada una a un solo salto.

 

allí, en ese mismo instante.

 

aborde en mi máquina del tiempo.

y por instinto se programaron ciertas fechas pasadas…

fechas que hasta el instante no eran importantes..

 

que no parecían importantes.

tiempos que no recordaba.

tiempos donde yo no estaba.

 

dándome cuenta de todas las decisiones que nunca tomé

porque ni siquiera estaba allí.

 

dándome cuenta que sin importar, sea fuera la decisión que tomara.

era solo el propósito natural de mi vida tomar cualquier tipo de decisión…

ya fuese que fracasara o no.

 

que me daba cuenta, que lo peor que pude haber hecho;

había sido ni siquiera hacer el intento.

 

para darle sentido a mi vida.

para darle dulzura, gozo, lagrimas, libertad, experiencias.

 

y por instinto lloraba.

no digo que por lógica..

porque mi vida, literal, no se puede logiar..

ha sido una locura: Ha sido mi locura instintiva.

 

y en esos instantes, me arrepentía.

pero no como un hombre ordinario.

 

si no como un hombre que también logro ver la poesía de su propia vida.

Y entonces, daba gracias a la corteza que crece, que rodea y que por ultimo…

…me compasiona la existencia.

Si te gustó, ¡compártelo!

Deja un comentario