25

Sábado y la noche llega, como la luna llena de sueños así me encuentro.

De a momentos mareada, lo admito con un poco de miedos que no sabes de donde provienen, sólo te das lugar para sentirlos.

Trato de conocerme día a día, minuto a minuto, segundo a segundo. Me gustaría encontrar ese trampolín o pizca de magia para mantener encendida siempre mi luz, sin titubear.

Será que estamos hechos de estrellas? Ya lo creo ; si nos comportamos como ellas…

 

Si te gustó, ¡compártelo!

Deja un comentario