DAME

Dame

Dame un segundo de vida

que me desarme en trozos desordenados

dame un segundo de vida

que me deshaga en ahogos cansados.

 

Dime que te vas por un rato

para esperarte sentado sonriendo,

como se esperan las olas de mar ?y las fechas de fiesta.

Dame un trozo de tus manos ?para acariciarme,

mientras decides ?si la vida vale la pena

o la pena vale una vida…

Si te gustó, ¡compártelo!

Deja un comentario