Augusta Coz

Augusta Coz

Vengo aburbujado brujuleado dices
sobre las huellas de cualquier luna
lavadora lejanía lema lenteja
del charco adormilado del rincón…

Pidiéndome las piedras deambulando
tan leña tan perfume tan letal
como fetal y alquímica la noche
me dice la gruta casi inservible
en los límites del arenoso buitre
tan pupitre que degüella invisible.

El sol de bolsillo
al ojo que habla
al pie de los huesos
al ser de los huecos
las impalpable mutación…

¡Aquilatando el letargo de agujas lerdas!
En el parque fantasmal de los columpios
en la pluma al sudar las cáscaras
en los rombos adormilados…

Vengo dices que digo
De comer silencios a medias
Dices
En los extremos del abanico
En la cantera que finge el agua
Indecible enturbiado inefable furtivo
En el circo inicuo puro.

¡ Taco taciturno de lengua infatigable!
Dices que digo a pesar de que no venga
En la sonrisa de un trémulo ramaje.

Ni de ser hospedaje que implore ninguna letra
Ajena a las pupilas en decadencia que las lean
las prematuras serpientes del aprisco ausente
las hienas conmovidas de faz rugosa… Por decir…

¡Tener mucho hilo donde faltan los carretes!.

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez
Tanto del texto como de la imagen.

Si te gustó, ¡compártelo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.