Intenciones

 Desear, experimentar, disfrutar, morbo, tantas experiencias que rondan continuamente en las mentes de la sociedad. La mayoría te dirá que su deseo es disfrutar de la vida, de la libertad de no tener que rendirle cuentas a nadie, de no estar condicionado por los pensamientos o sentimientos de otra persona » yo hago lo que quiero, cuando quiero». Si, suena a una verdadera frase de libertad y pleno control sobre uno mismo y su propio deseo, verdad?
?Pero también suena a egoísmo, a soledad, un vacío interior que no son capaces de ver, hasta que es muy tarde. Porque desde mi parecer no hay mayor morbo, mayor disfrute, mejor experiencia que compartir todos esos deseos de libertad junto a una persona que nos regala su corazón.
?Si, se que suena a una incongruencia verbal; pero no. No hay mayor libertad, mejor experiencia y excitación que elegir sucumbir al amor de otra persona que esta dispuesta a darlo todo por uno( entregarte lo más valioso de uno que es su propia libertad de elegir, forjar una familia, unos hijos, una vida completa llena de incertidumbres, si, pero de verdaderas experiencias que la llenaran de vivencias espectaculares), que es capaz de ver más allá de su propia persona con miras de futuro deseando crear una vida plena a tu lado( o al menos intentarlo) y llena de alegrías y orgías de amor que nadie, ni todos los polvos de mundo, ni todas las experiencias morbosas, ni juegos sexuales nos podrán brindar, simplemente porque están llenas de un vacío sentimental que hacen a todas estas acciones simples mecanismos carnales faltos de todo lo que en esta vida merece de verdad , que es el cariño que se recibe de la otra persona.
?Porque en definitiva cuando vayamos andando el camino y nos demos cuenta de donde estamos y lo que hemos pateado y dejado a un lado ( por satisfacer esos vacíos deseos), por ese falso deseo de libertad, es cuando nos arrepentiremos; y cuando queramos dar marcha atrás la oleada de decisiones carnales nos arrastrara a darnos cuenta que perdimos aquello que pudo hacernos feliz, a aquella persona que podría haber sido la razón de nuestra mayor alegría.Quien estaba dispuesto a todo por uno, pero que termino con quien de verdad supo ver ese sentimiento y tubo la libertad de elegir lo que en definitiva en lo que realmente importa en esta vida. ya que los deseos carnales solo duran unos minutos, unos dias o unos meses. Pero las experiencias de libertad cuando nuestra bandera es el amor y nuestro mástil el corazón pueden durar toda la eternidad y son lo que en definitiva cuando seamos unos octogenarios llenos de las arrugas y canas de los pesares de esta vida nos avasallen podremos sonreír de verdadera felicidad y decirnos que feliz soy por haber sido libre de elegir vivir aquello que me llena de verdad.

Si te gustó, ¡compártelo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.