Conflictos En La Ciudad



Un chico de veinte años y pico volvía caminando, cantando. Borracho luego de una noche de birra y de cumbia, con aroma a marihuana por haber porreado un cacho con sus amigos; eran las 7 del amanecer, el sol silbaba sus primeros acordes, sonaban voces de diarieros y las radios de los vecinos madrugadores; abrió la puerta de su casa, al entrar vio a su padre que recién se levantaba para ir al trabajo y comenzó una discusión. 

_ El Padre: Hola, ¿Por qué carajo llegas tan tarde o mejor dicho tan temprano? 

_El Hijo: Porque se me dio la gana. 

_El Padre: Que pendejo maleducado sos, ¿Cómo me contestas así? 

_El Hijo: Porque se me cantaron mis reverendas pelotas. 

_El Padre: Ándate a dormir. 

_El Hijo: si a mí se me canta, ahora prefiero jugar a la PlayStation. 

_El Padre: ¿Por qué en vez de pelotudear con esa máquina puta no te pones a estudiar o a leer un libro? 

_El Hijo: Porque no quiero ser un idiota culto como vos. 

_El Padre: Anda boludo no te quiero escuchar más, me voy al laburo. No aguanto más tu olor a porro y alcohol. Chau. 

El chico sube al cuarto y prende su compu y empieza compulotudear con la Play. 

El padre va rumbo a la parada de colectivo; al llegar allí para pasar el rato mientras espera el bondi se prende unas yerbas y saca una botellita de whisky que guardaba en el bolsillo izquierdo de su campera que le regalo una de las tantas novias que tuvo en una de esas fiestas donde suele ir a escondidas de su hijo. 

Mientras tanto en otro lado de la ciudad un tachero; abogado que fue militante hippie en los 70 y tiraba bombas molotov a los milicos en las revueltas de la época y que aún putea a Perón desde que un día soleado y peronico en la plaza de mayo, comenzó a putear al general por tener gorilas en el gobierno y a cantar frente a su jeta de caudillo populista, que si Evita viviera seria militante hippie, entonces el general se desquito al grito de hippie revoltoso e imberbe mientras detrás del general un brujo movía los labios como diciendo hippie revoltoso e imberbe, ante los dichos del general bien manipulados por las cuerdas vocales del brujo, el hippie abandonó decepcionado la plaza, ese fue su primer conflicto generacional. 

Cuando el reloj de la plaza marcaba las 8 en punto, el tachero subió al taxi justo cuando un señor de unos 70 o 80 años, le pidió que lo lleve. Durante el viaje hubo una tremenda discusión. 

_El Tachero: Este país no da para más tiene que haber un cambio, nos siguen metiendo el dedo en el tuje. 

_El Señor: Claro, si, acá tiene que haber mano dura, orden, hay que matarlos a todos, tienen que volver los milicos o Menem. 

_El Tachero: ¿Cómo? ¿Qué me dice usted? Viejo facho, neoliberal, conservador, cerdo burgués de mierda. A nuestra generación le mataron 30000 por querer algo diferente. 

_El Señor: ¿Qué habla usted? Ni siquiera fueron 30000, fueron 1000; la mayoría debe estar paseando en el extranjero. 

_El Tachero: que insensible que es. ¿No ve que los milicos destrozaron el país e impusieron una ideología cultural nefasta, nos mataron el futuro y el señor Menem nos re_mato, consolido todo lo heredado por los milicos y hoy estamos como estamos? 

_El Señor: Usted seguro que era montonero y se subía a los aviones soviet de Fidel Castro; a usted lo tendrían que haber matado o tendría que vivir en Cuba. Con Menem estábamos mejor y nos íbamos a Miami y a Brasil con pesos Argentinos. 

_El Tachero: ¿Se puede bajar? No lo soporto más, como va a decir que a mí me tendrían que haber matado; para su información el 90 % de nuestros desaparecidos no eran guerrilleros eran obreros y estudiantes y con mucha conciencia social, ahora si mucha gente se metió en la guerrilla es porque los milicos no te dejaban otra opción porque nos cagaban a palos esos hijos de puta. Y mentira que con el 1 a 1 se estaba mejor, no señor, de ninguna manera, esa política endeudo al país y se cerraron fábricas, además hasta los que como usted dicen que se fueron a todos lados con pesos Argentinos, después terminaron endeudados en créditos y con un corralito impuesto por el padre de la convertibilidad. Ah y encantado viviría en Cuba prefiero vivir en un país donde la educación y la salud está al alcance de todos antes que vivir en un país donde por culpa de una patilla riojana los servicios públicos son una mercancía. 

_El Señor: Me bajo me canse de discutir con zurdos subversivos que escuchan Silvio Rodríguez y leen a Galeano y encima sueñan con ser como el piojoso ese de Guevara que mataron en Bolivia. 

El señor se bajó enfurecido, dejando la puerta giratoria y sin pagar un peso, puteando a todos los comunistas del mundo, con ganas de matar zurdos, si se cruzaba con alguno se lo comía crudo. 

Mientras que el tachero puteaba a todos los viejos burgueses y tenía ganas de formar un grupo comando para secuestrar a todos los milicos genocidas que aniquilaron a gran parte de su generación. 

El sol giraba y se escondía de a poco tras las ventanas de su cuarto para soñar, los relojes continuaban marchando al ritmo del frío y del viento, marcando las 19 horas, el cielo se iba vistiendo de noche y de luna y los conflictos seguían floreciendo en cada casa, en cada barrio, en cada calle, en cada plaza, en cada taxi, en cada bondi. 

Si te gustó, ¡compártelo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.