La Estrella


Cada día después que el sol

baja las ventanas de su cuarto,

una estrella sale a dar giros

por los jardines del cielo

y se ahoga en sus mares profundos.

A partir de esta noche,

volaré en las alas de la luna hacia el cielo

para arrebatar un beso a la estrella

e invitarla a bailar melodías nocturnas

por alegres y melancólicos arrabales.

Si te gustó, ¡compártelo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.