Todas las entradas de: Gonzalo R Baleato

PREGUNTAS Y HECHOS

« ¿Quieres pasar uno de los momentos más placenteros de tu vida? Lo haré. ¿Quieres despertarte conmigo las mañanas que ambos queramos y sin condiciones? Está hecho. ¿Quieres que te trate cómo te mereces; haciendo que al menos por un segundo olvides los problemas que te hacen sufrir, haciéndote reír como nunca creíste que lo harías. Mordiendo despacio tu labio inferior, acariciando y rozando con mis manos tu piel desnuda. Recorriendo con mis labios cada milímetro de tu cuerpo. Respirarte muy despacio por el cuello originando en ti con el aire cálido de mis pulmones una inexplicable hipnosis de placer y hacerte llegar al culmen del ejercicio que más nos agota y relaja al mismo tiempo? de acuerdo. Pero no me pidas un nuevo paso; estar toda la vida a tu lado; con cenas románticas, rosas, bombones o paseos por el parque agarrados de la mano. Porque no es mi modo de ser. Te mereces que te respeten y aunque siempre lo haré, necesito que respetes como soy. No soy el indicado para envejecer a tú lado, y no creo que lo sea nunca. ¿No es mejor pasar buenos ratos en la vida y más adelante ya encontrarás lo que deseas? Ahora es el momento de disfrutar y ser libre. Ahora es cuando debemos pensar por nosotros mismos sin la presión de las ideologías de la sociedad. No todo es cómo nos han enseñado»

Si te gustó, ¡compártelo!

EL ABANDONO NOCTURNO

«Hace mucho tiempo que nuestra vida ha dejado de ser lo que era.
Abandonamos un mundo maravilloso al descubrir que podíamos subir un escalón más, ignorando que a medida que nos acercábamos a las estrellas, más difícil sería avanzar.
Ahora todo se derrumba.
Solo vemos el día para cumplir nuestras implantadas obligaciones. Solo vemos la noche para salir y divertirnos o descansar con el motivo de seguir con la rutina del día después. No nos damos cuenta de lo majestuoso, del cual formamos parte.
Mas, si queremos volver a recordarlo, volver a la armonía del origen; echemos un vistazo al cielo cuando la vida se deje ver al esconderse el sol. Escuchemos el sonido de la noche y sintamos su tranquilidad en nuestros corazones. Porque siempre ha estado ahí cuidando de nosotros, solo que lo hemos olvidado.
En este mundo somos los únicos que han alterado el juego, quebrantado el código de honor, no demos más razones de expulsión.
De esa forma, descubriremos de verdad el significado de la vida»

Si te gustó, ¡compártelo!

El Único Ubicuo

«A medida que pasa el tiempo uno se da cuenta que la hipocresía es la cualidad más notable de la humanidad. Nunca nos hacemos responsables del daño ocasionado y nuestra tendencia es eliminar a los que creemos causante del peligro pensando que de ese modo nos libramos de toda culpa.

No voy a negar ni afirmar que una especie invasora puede hacer peligrar un ecosistema. Pero de lo que si soy consciente es de nuestra ignorancia por lo desconocido y la información que aceptamos por no saber demostrarla por nosotros mismos. Mas toda esta omisión que no reconocemos, nos hace olvidar un “pequeño” detalle; hemos colonizado cada rincón del planeta y devastado lo que lleva en él millones de años para construir nuestras comodidades y beneficiarnos con ello. Hemos invadido el cielo, la tierra y el mar ocupando el hogar de otros seres, peligrando su existencia a cambio de nuestro bienestar. Y estamos extinguiendo cada obstáculo que creemos irrelevante en vida y favorable en muerte por un factor lucrativo que nos hace sonreír cada día, desoyendo los gritos de desolación y consumiéndose para dejar espacio al silencio eterno del que no nos hacemos autores.

Todo esto me ha llevado a la mayor conclusión que nadie quiere aceptar aunque el mundo lo sepa; somos la especie invasora más letal que existe. Tal vez deberíamos pensarlo dos veces antes de alzar la mano mortal hacia un ser que no ha tenido elección con respecto a su vida. Tal vez deberíamos dejar de coaccionar lo que nos rodea para excusarnos cuando actuamos en su contra y no sentirnos reos de nuestras decisiones»

Si te gustó, ¡compártelo!

Sol Narcisista

«Idolatradme, veneradme, arrodillaos ante mí. Dadme el respeto que me merezco por daros cada día, un día más de vida. Sin mí no existiríais, no contemplaríais todo lo que ha surgido gracias a mí. Os he regalado la luz, otorgándoos la imagen que entre vosotros interpretáis patéticamente como; enamorarse.

Os he obsequiado con la calidez que soléis adaptar como excusa y así lucir vuestros cuerpos blandengues y monocromáticos con la esperanza de que ocurra lo que antes he mencionado y que no repetiré porque me dan náuseas de solo pensarlo.

Yo soy el que os timonea, y sois tan necios que no veis que las que os protege de mi ira, son las que no queréis porque os estropean vuestros absurdos planes humanos.

Más os vale dormir con un ojo abierto. Aún me queda mucho tiempo de vida, y si seguís ignorándome, llegará el día en que vuestro asombro será el último»

Si te gustó, ¡compártelo!