Archivos de la categoría Niños

El camino del gusanito

La historia de un gusanito que va a visitar a su amigo enfermo para desearle que se cure pronto:

En un árbol se encontraba un gusanito que quería llevar un trozo de durazno a su amigo “Raúl el conejo” porque estaba enfermito.

De modo que el gusanito con mucho cuidado de llevarle el trozo de durazno a su apreciable amigo evitaba cualquier desgracia que le pasara al trozo de durazno. Evitaba los charcos y tierra con lodo.

El quería que su amigo “Raúl” se recuperada pronto para poder jugar como solían hacerlo.

El gusanito sabia que la única forma de llevárselo era rodeando para llegar con el trozo de durazno bien para que su amigo lo disfrutara mucho.

Iba a paso lento pero seguro, a él no le importaba el tiempo que le duraría llegar a la casa de su amigo.

Paso a pasito caminaba el gusanito. Ya era de tarde, pero el gusanito no perdía la paciencia. Solo quería ver feliz a su amigo y que se curara pronto. En su mente venían los recuerdos de su querido amigo, disfrutando de sus aventuras que su imaginación los llevaba.

El camino abarcaba desde el árbol donde vivía el gusanito hasta la madriguera de la familia de Raúl que para un gusanito es un camino muy extenso. Pero el gusanito sabía que su esfuerzo valdría la pena y estaba más interesado en la salud de su amigo que las ideas de rendirse su mente las mandaba a volar en el aire.

Gusanito: Ya verás Raúl te aliviaras pronto y tendremos nuevas aventuras. No hay nada que me guste que vivirla al lado de mi mejor amigo (Mientras el gusanito empujaba el trozo de durazno).

Pero gracias a su determinación y deseos de ver a su amigo, el gusanito no sentía cansancio, ni pesadez en sus patitas.

Al fin logro ver a su amigo cuidado por su mama. El cual la recompensa del gusanito por su gran esfuerzo es ver a su amigo sonreírle mostrando una cara de felicidad cuando lo vio en su casa.

El gusanito le dio el trozo de durazno a Raúl, el cual saboreo y disfruto mucho que sintió un alivio para su garganta.

Para el día siguiente los 2 amigos se unieron a jugar.

Historia dirigida para los niños
Si te gustó, ¡compártelo!

LA HORMIGA Y EL CONSEJO DEL ESCARABAJO

En un hormiguero, todas las hormigas trabajan arduamente, unas salen en busca de alimentos, otras escarbar para hacer el hormiguero más grande, y otras hormigas le dan mantenimiento al hormiguero para que no haya derrumbes.

Un día, una de las recolectoras de comida iba explorando nuevos lugares en busca de alimentos. La hormiguita encontró un trozo de una manzana que callo de un árbol. Con mucho esfuerzo la hormiguita empezó a empujar el trozo de manzana, poco a poco el trozo empezó a moverse.

Mientras la hormiguita empujaba el trozo de manzana, un escarabajo la observaba curioso, él escarabajo se le acerco y le pregunto —¿que haces con ese trozo de manzana?— la hormiguita respondió —lo llevo al hormiguero— —¿y para que? ¿no seria más fácil comer lo que necesitas aquí?— pregunto él escarabajo, la hormiguita respondió —no, porque lo llevo para que también coman mis hermanos y hermanas.

Después de pensar un rato él escarabajo le pregunto a la hormiguita —¿y hay más hormigas recolectoras de comida como tú?— —si, somos cincuenta las recolectoras— respondió la hormiguita. El escarabajo sonrío —ya ves, para que te cansas empujando ese trozo de manzana, total si tú no llevas nada las otras cuarenta y nueve si llevaran comida— la hormiguita pensó un rato y después dijo —tienes razón, para que me canso, total las otras si llevaran comida—.

La hormiguita hizo caso, del mal consejo del escarabajo, comió una parte del trozo de manzana y luego se fue. Al llegar al hormiguero, la hormiguita observo como las demás recolectoras llegaban con la comida, ella entro al hormiguero y pensó —cuanta razón tiene él escarabajo, si yo no traigo comida no pasa nada—.

Al día siguiente, siguiendo el consejo del escarabajo, la hormiguita decidió no ir a recolectar comida, y se quedo en el hormiguero descansando.

Una hormiga escarbadora vio a la hormiguita que no hacia nada y se acerco a ella y le pregunto —¿que haces?— la hormiguita le contesto —estoy descansando— la hormiga escarbadora le dijo —pero debes de recolectar comida como tus compañeras— la hormiguita le dijo —pero somos cincuenta las recolectoras, si yo no recolecto no pasara nada, además tu deberías de hacer lo mismo y dejar de trabajar— la hormiga escarbadora se quedo pensando. Después de pensarlo, la hormiga escarbadora dijo —creo que tienes razón dejare de escarbar, total si no escarbo no pasa nada—

Al día siguiente, la hormiguita recolectora y la hormiga escarbadora no trabajaron. Una hormiga que se ocupaba del mantenimiento del hormiguero las vio y les pregunto —¿porque no trabajan?— la hormiguita recolectora le respondió —¿para que? si las demás ya están trabajando— la hormiga escarbadora dijo —tú deberías de hacer lo mismo, total por una hormiga que no le de mantenimiento al hormiguero no pasara nada—.

La hormiga les hizo caso y dejo de trabajar. De ese modo, día tras día, faltaban más hormigas al trabajo, hasta que un día, todas las hormigas dejaron de trabajar, la comida escaseó pero nadie quería hacer el trabajo. Pero lo peor paso después, porque por falta de mantenimiento, el hormiguero empezó a derrumbarse, las hormigas empezaron a correr hacia la salida, pero era demasiado tarde, el hormiguero colapso y aplasto a todas las hormigas.

FIN

Si te gustó, ¡compártelo!

La letra de mi amor

La letra de mi amor es la m

Podria ser monica,maria o mariana pero no

Es la letra que tiene un lugar en mi corazon

Muy especial porque es la letra de mi amor

Tan especial que siempre pienso en ella

Cuando estoy triste o cuando estoy feliz

Porque la m tiene un lugar en mi corazon

Porque es la letra de mi amor

Si te gustó, ¡compártelo!

UN PEQUEÑO PEZ

Hace mucho tiempo en las profundidades del océano vivía un pez, uno muy pequeño, este pez muy temprano se dio cuenta de que mientras sus amigos peces crecían, el seguía exactamente igual, sin embargo, creía que ser pequeño era un defecto, y así se lo hacían notar los otros peces, un día los peces jugaban todos juntos, menos el pequeño pez, de repente unas tenebrosas redes se sumergieron en el agua atrapando a todos los peces que jugaban, el pececito al percatarse de lo que sucedía intento avisar a los otros peces, pero no había tiempo, debía hacer algo.

¿Pero que podía hacer?

—Tan solo soy un pequeño pez. —pensó.

Nado y nado hasta el borde del gran buque, no encontraba como lograr detener aquella red que poco a poco emergía a la superficie a los demás peces, pero el pequeño pececito se da cuenta de que el gran buque tiene un orificio en el inferior de su cubierta, pero es demasiado pequeño casi imperceptible, rápidamente bajo y consiguió una pequeña rama que lograría introducir por la pequeña ranura, el pequeño pez no tenía la suficiente fuerza para lograr hacer más grande el orificio en la cubierta inferior. Pero en los grandes retos se conocen las grandes fortalezas. Unos cuantos tiburones rodeaban el lugar esperando hacerse con algún pez, más el pequeño pez llamaría la atención de estos, y al colocarse en peligro había conseguido que los tiburones le siguieran, el pequeño pez tenía un plan, se dirigió hacia la rama incrustada pero este cruzó sin dificultad por su diminuto tamaño, pero el tiburón por su enorme tamaño golpeó aquella rama, provocando que el orificio en la cubierta del enorme buque se hiciera considerable, el buque tambaleó. Y por esto los pescadores decidieron soltar la pesada red, dejando escapar todos los peces en su interior, el pequeño pececito comprendió que lo que realmente importa no está afuera. Esta dentro de nosotros mismos, en el corazón.

Una vez el percance finalizo los otros peces hicieron una gran ovación al pequeño pez, dándose cuenta que aun con un pequeño tamaño pudo lograr vencer tan enorme buque.

 

-Alejandro Piza-

Si te gustó, ¡compártelo!

El reino de las flores

En un reino muy alejado vivía un joven príncipe con sus padres, dos mayordomos y una cocinera, pocos empleados para una familia real pero es porque al joven príncipe le ocurría algo horrible a todo a quien que miraba este se convertía en flor de hecho el reino estaba lleno de flores personas a las que el príncipe había mirado. El joven príncipe muy apenado por lo sucedido decidió no volver a ver nunca más se tapó los ojos con una venda que nunca se quitaba.
Llego un rumor al castillo que lo que le sucedía al príncipe era una terrible maldición que le echo un monstruo ,que si el cual mataba la maldición desaparecería el joven príncipe decidió partir en busca del monstruo acompañado por uno de los empleados.
Ya sin gente a la que pudiera perjudicar se despidió de su mayordomo y se quitó la venda, a lo lejos vio una cueva muy oscura cuando entro en ella escucho una voz muy fuerte que le decía no entres.
El príncipe continuo a delante ya no pensando en que le quitará la maldición sino que las personas que se convirtieron volvieran a la normalidad, lo cual era algo que te atormentaba continuamente
Cuando entro a la cueva vio un ser aterrador tenia dientes cómo sables ojos rojos y profundo cuando le miró el joven sonrió
porqué sonríes viendo lo horrible que soy le dijo el monstruo
Me alegro mucho de verte dijo el príncipe.
Nome tienes miedo dijo el arreador monstruo
Nola verdad me provocas ternura es una sensación extraña dijo el príncipe. De repente una luz muy fuerte iluminó toda la cueva convirtiendo al monstruo en una hermosa joven el príncipe empezó a temblar sorprendido
Porqué tiemblas? le pregunto la hermosa joven
Tengo miedo que te conviertas en una flor creo que tu hechizo se fue con el mio
Tu eres el príncipe que no podía ver a nadie porque los convertía en flores.
Por eso  no querías ver a nadie y yo no quería que nadie me viera ese fue un hechizo vinculado entre los dos el cual echaron a nuestros abuelos en su juventud por echar a un hombre que tenia fama de brujería decían que por las noches se transformaba en monstruo y para que desaparecía tenia que verme alguien a quien no le provocará ningún miedo y gracias a ti ya somos libres
El joven príncipe y la hermosa chica volvieron juntos al castillo en el cual le habían preparado una gran fiesta todas las personas que volvieron a la normalidad

Si te gustó, ¡compártelo!