Archivo de la categoría: Poemas

Pesadillas

a veces cuando pierdes ganas…
si amas a alguien
¿por qué se lastima?
no escucho lo que digas
no me importa!!! ¿gritos de personas que se aman?
parecen demonios atrapados,
no te dejes mentir
la mentira es la que mata al hombre
y el miedo; Tu miedo
te invade solo cuando no quieras,
cuando estas durmiendo
¡una pesadilla¡

Seguir leyendo Pesadillas

Si te gustó, ¡compártelo!

Acierto!!!

Porque cuando estamos bien

nos va tan mal!

Tratamos de que todo salga perfecto

pero nos sale indispuesto,

Es como si fueras a ganar

y no llegues al final…

La meta siempre son los sueños

y nunca se toma en cuenta el aprecio,

lágrimas producidas por el dolor

que no serán de amor o pasión…

Seguir leyendo Acierto!!!

Si te gustó, ¡compártelo!

200 Latidos…

Cogidos de la mano,
como niños perdidos, mirando al cielo,
hemos recorrido, pasito a paso,
las calles del miedo…

Venas, arterias, sangre, positrones,
músculos, huesos, nervios, tendones,
luz, bisturí, tejidos, colores…
máquinas, máquinas, tubos de ensayo,
lágrimas, Dios, dormir abrazados…

Seguir leyendo 200 Latidos…

Si te gustó, ¡compártelo!

La lluvia está mezclada con sangre
Corre por el suelo a la vez que vuela un lamento
Las manos agonizantes caen al suelo
Todo se oscurece se oye un grito de desconsuelo

Como pudiste dar tu vida así
Morir solo por mi
Aún cuando ya no hay amor
Te llevarás mi corazón en este adiós!!

Seguir leyendo

Si te gustó, ¡compártelo!

Oh, Lujuria!

Se cuenta de un monje q ya seguro murio
De su fe y su fuerza todos podian afirmar
Pero habia una prueba q queria vencer
Queria dominar la tentacion por la mujer
Pidio a las mas hermosas q tentaran su lujuria
Danzaron ante el los bailes mas afrodiciacos
Pero ni si quiera sintio curiosidad

Una bella tarde de verano
Caminando a favor del viento
A ella vio y su belleza neutralizó su marcha
Alli estaba bañada por el suave sol de atardecer
El cabello negro largo cubria su pecho
Su cuerpo perfecto y virginal
Sus ojos verdes como la perdición
Le miraban inocentes y pícaros

Seguir leyendo Oh, Lujuria!

Si te gustó, ¡compártelo!