Archivos de la categoría Poemas Cristianos

peregrino

quietud solo quietud en nuestro derredor,

calma solo calma nos rodea,

la inmensidad de la nada nos golpea,

como el primer golpe de la brocha

que el lienzo pinta.

quietud solo quietud es lo que nos rodea,

sombrío deseo de gritar nos aterra,

más grito y grito quien lo escucha,

si solos estamos en esta odisea.

mi mente viaja por lugares tan inhóspitos,

que he llegado a dudar de mi existencia,

la muerte es vida, la vida es ciencia,

la muerte el pecho me aprieta.

llevo un par de años viajando por la vida,

y no encuentro aun el rumbo,

rumores de abortar el viaje me aterran,

más la nada me calma,

calamidad de vida perdida.

clave de luz en la sombra de una vida vieja,

que se le marchitan las ramas de tanto esperar,

y se vuelca con calma sobre la tempestad,

roído por dentro mi alma encerrada,

ríe de los que ruegan,

murmura por el caído a la tierra,

y por ella misma se lamente.

se me caen poemas a la tierra,

caen de ancianos,

agrios, mugres putrefactos,

que sirven de abono,

sueltos heridos quedan en abandono,

crecen como monstruos,

viven entre nosotros,

no se cuanto me quede en este viaje,

no quiero saberlo,

solo miro mi tiempo y ruego por el lamento,

la mirada del recuerdo,

las palabras de mi madre,

la nostalgia del pasado,

daña  mi pesada existencia.

¿el final del viaje se aproxima?

o queda mucho camino por caminar,

¿el recuerdo es algo que se olvida?

o el viaje nunca se acabara

acabare con todo si dejo de caminar

más ¿como dejo de pensar?

si vivo y muero cada día que en mi muerte pienso,

y en ti cada vez mas creo,

me roe el deseo de rezar,

tu dame un propósito o se lo dejo al azar,

dame respuestas por favor te lo pido,

o acaba con mi viaje de una vez por todas,

mis pies cansados lloran lagrimas rojas,

el camino es tortuoso y no me afloja,

camino en un sentido sin retorno,

reto a cada uno a caminarlo,

sin clemencia solo aflijo,

de mi vida soy un peregrino.

Si te gustó, ¡compártelo!

Un Suspiro Equivocado.

Entre mis oraciones Señor,
Puedes tu escuchar;
Latidos de mi corazón,
Que lo pueden nombrar,
Bien sabes la razón
Del porqué es de alejar

No es prudente su motivo
Ni sabio que pueda llegar
A quebrantar el vacío
De un alma en soledad.
No permitas que un suspiro
Se lleve la tranquilidad
Que por ahora respiro
La paz que tú me das.

Señor tú conoces las intenciones,
Que ese caballero tiene al llegar
Con sus dulces canciones;
Y su forma de tratar,
Despierta mis ilusiones
Y aun me hace soñar.
Niega todas sus razones
Por las que se pueda enamorar.

Si te gustó, ¡compártelo!

la pasión por una mujer que amamos

  • Aveces  nos enamoramos de todo corazón y hacemos todo lo posible  para estar con la mujer que  amamos por más que digan que su mamá y papá no estén de acuerdo.es asi en la cual me enamoré de una chica y que con el pazar del tiempo  la ame tanto que nuestro amor duro unos cuatro años; pero que triste fue nuestro fin recuerdo un día 31 de diciembre fui a verla y otra fue la realidad que no la llegue a encontrar sin ningún motivo alguno

Sigue leyendo la pasión por una mujer que amamos

Si te gustó, ¡compártelo!

Carta a mi hija desde los cielos.

Querida y Amada Hija:

 

          Si pudiera resumir el amor de un padre a su hija en simples palabras escritas con tanto cariño, sin temor a llorar por la alegría de traer al mundo a un ser tan pequeñito y especial  (que forma parte de mi propia vida).  Podría llegar a la conclusión, que faltaría escribir tantas hojas en un libro de vida realizado de puros sentimientos, que este propio libro, por si solo lloraría, al ver en su última hoja aquel ingrato y solitario punto Final.

          Cuantas lágrimas de alegría han caído de mis ojos, al ir descubriendo con el paso de tu corta edad, tus risas, tus pequeñas locuras y aquellas gracias de pequeño ser, que con el paso de los años, la han vuelto de niña a una hermosa mujer.  Muchas veces me has hecho pensar que mis sentimientos son de rocas sólidas y que no he aprendido a llorar, pero mis mayores lagrimas nacieron a raíz de tu causa, cundo llegaste a este mundo y me enseñaste con cuatro palabras de tu tierna boca que me llamaron Papá.

            A veces las distancias, motivos de la vida o circunstancias,  dividen a las personas y las alejan o simplemente las separan de su destino. Pero como dijo nuestro señor Jesús Cristo, todo se resume en Amor y si la base de este amor es sólida, el amor nunca muere, aún más se fortalece enormemente, volviendo las distancias gratas al saber que muy lejos existe alguien que te extraña y te ama.

             Tú camino recién empieza y quiero ayudarte a caminar, siempre seré tú guía para evitar verte un día tropezar, no cambies nunca tu inocencia de niña, no pares de soñar porque aunque el mundo se vista de crueldad, siempre existirá una persona que te ayude de verdad.

           Te amo hija tu papá que esta en los cielos.

 

 

 

 

 

 

Si te gustó, ¡compártelo!