Archivo de la categoría: Poemas de Amor

Un Amor Posible Pero No Indicado

Estaba en el centro comercial, dispuesto a saborear un buen helado,  al esperar mi pedido noto su presencia, era una bonita muchacha rubia de ojos muy azules que cruzó mirada con mi persona.

Lo anterior antes nombrado era ya el problema para empezar cualquier nexo, “muchacha”; no tenía más de 15 años, y yo sí tenía más de 30.

Ella no sabía que helado elegir, por lo que le señalo uno de sabores y texturas suaves, supuse que no era de gustos rompelenguas como los que yo apreciaba.

Nuestros ojos vuelven a chocar, siento como los de ella  brillan de una tremenda manera, llegando casi a quemarme, la niña quería ser ya una mujer y olvidar su infancia, mientras yo lo que más quería era volver a ser un niño acordándome de las cosas bonitas de mi niñez.

Lamentablemente ni lo uno ni lo otro pasó, tomé mi golosina láctea y me dispuse a comerla en una mesa, tratando de olvidar a mi enamorada; el flechazo había sido mútuo, la escucho como sigue refiriéndose a mí, por lo que decido retirarme del lugar, lo bueno que los adolescentes como viven rápido también olvidan rápido, así evitaba que ella sufriera sin merecerlo.

Donde esté ahora, no tengo idea, lo único que sí espero que esté con al lado de un hombre de verdad. Los hombres de verdad son los que son auténticos, quienes prefieren ser odiados por ser sinceros que por ser mentirosos.  Es por eso que con ella fui UN HOMBRE DE VERDAD

Si te gustó, ¡compártelo!

Tiempo

Tiempo es lo que me hace falta para decirte lo mucho que te amo
Yo por ti daría mi vivir, sin pensar en el fin

Pues mi único deseo es hacerte reír y verte feliz
Sinceramente te digo que en ti pienso día y noche sin alardear

No sé si sea una burda obsesión combinada con ilusión, o tal vez sea amor
En verdad es adorable verte sonreír, a la distancia es alucinante verte así

Si te gustó, ¡compártelo!

No Me Escribas Más

No me escribas más

Fue tu último pedido.

No lo podré cumplir

Tengo mucho que decir.

Palabras de perdón,

Palabras de lo siento,

Palabras de locuras,

Palabras de amor.

Soy una isla perdida

En coordenadas olvidadas

Bajo un cielo nublado

Sin habitante, ni bandera.

Soy una isla perdida,

Desierta,

Fría,

Sin vida,

Y solo llega tu navío.

No dejo de pensarte.

No dejo de sentirte.

No dejo de creer

Todo lo que no hice.

No me escribas más.

Fue tu última frase,

Fue tu último deseo,

Lamento decirte,

Que eso no puedo.

Si te gustó, ¡compártelo!

Poema Para Mi Luna

Escrito para Yessenka Lourdes Peñaloza Zambrano.

La Verdad de Mi Vida

La Vida nos ataca como un enemigo que dispara acertijos, nos moja como la lluvia, gotas gotas gotas, gotas pequeñas que nos humedecen, gotas grandes que nos empapan, necesitamos protegernos pero también queremos seguir sintiendo las gotas, esas que despiertan mil sentidos, gotas de acertijos por doquier despiertan las ganas de saber, saber la verdad, la verdad de mi vida, la falta que me haces, la voz que no se olvida, el sabor de tus besos y tus ojos como brillan, el sedal de tu cabello o el dulce olor de tu cuello, esa forma salvaje de demostrarme que mi cuerpo es tu lugar favorito en el mundo, pero ya no soy un niño y no puedo jugar libre bajo la lluvia, debo cubrirme de las gotas y acertijos con el impermeable de mi cara, con mi mirada calmada como si no doliera nada cuando lo único que deseo es vivir en ti, cuando estar vivo sería ahogarme en tu sudor al terminar el día. Aveces siento que sería mejor no saber la verdad, la verdad de mi vida.

Si te gustó, ¡compártelo!

Te Amé Sin Saber Amar

Te amé sin saber amar
Fuimos un amor fugaz,
Una relación por empezar,
Un camino por trazar.
El azar nos encontró,
Vernos nos unió,
Las decisiones nos alejaron,
Mi cobardía te destrozó.
Deseos por cumplir,
Palabras por sentir,
Sentimientos encontrados.
Te amé sin saber amar
Era a quien quería
Y no me supe entregar
Aunque lo dudes,
Aunque lo niegues,
Mi corazón está en tus manos,
Cuídalo, él te quiere.
Te amé sin saber amar,
Jugué sin manual.
No entendí las reglas
Y me dijiste: no va más.
Si te gustó, ¡compártelo!