Archivo de la categoría: Poemas de Despedida

Una Canción Para Una Madre

Madre,entre tantos cielos nose en cual te escondes
Te necesito aquí conmigo
Me olvidó me pierdo
Recitó al cielo
Para ver si me olles
Abrazame

Ven, como duele,como la vida puede doler
Pues q nada tiene sentido sin ti
Mis alas tu la llevaste
Mi camino no lo encuentro
Ya nada tiene sentido

Y llora la vida,llora la muerte,lloran todas las plantas,todos los árboles todas las rosas,
Y todos los animales en tu partida
Hasta la luna y el mar llegó a llorarte
Ya nada tiene sentido

El nudo de garganta se disuelve con locura
Mientras una gota amargada entra al dolor en penas
Poemas los poemas más triste del mundo
Tu la inspiras
Y yo los recitó

Me amarga la soledad que me clava como un puñal
Me convertí en rabio lose,soy un loco lose
Pero los locos son los más cuerdos
Hasta perdí los modales por un mundo clandestino y vanidoso

Ya nada tiene sentido sin ti
Sin la reina del amor de mis amores,sin la reina de los mejores besos
En dónde estás!
Ya nada tiene sentido

El barco se ahoga,el huracán arrasa y no queda nada
Reina el naufragio,podrá un poeta vivir sin ti?
Ya nada tiene sentido reina de mi corazón partido
Madre bella inspiradora de mi alma
La extrañó Solo baja un momento.

 

Marcos campos
Seguir leyendo Una Canción Para Una Madre

Si te gustó, ¡compártelo!

La Misma Historia

No estamos en la misma pagina, pero estamos en el mismo libro y el final todavía no está escrito.

Si te gustó, ¡compártelo!

Todo Lo Que Querías.

Era yo, todo lo que decías que querías era yo, pero parece que se te olvido.

 

Si te gustó, ¡compártelo!

Eras Mi Todo

Me siento asaltado
Como que me robaron
Tantos sentimientos
Tanto amor
Que conllevaban mi alma entera
De mi raíz hasta mis brazos
En la oscuridad nace la nostalgia
Gritando soltando el lo caso
Aferrado en cadenas
Gritando libertad
Me siento tan hambriento
Y mi mente no para de pensar
Palabras gritadas por mi boca
Como solía amarte
Mi negra
Mi doncella
Mi latina
Mi americana
Eras mi voz ardiente de alarma en madrugadas
Eras mi todo,no te mentía

Tu silencio causa tanto dolor
Y no poder hacer nada
Es un arma que me asesina de a poco
Con versos que ya no riman
Ni solían rimar como antes

Arde este fuego donde me
Convierto en brasas
Una parte de mi se lamenta
Mi alma se acecha
Eras mi todo

Sillas vacías
A la hora de cenar
Y
Camas vacías
Quedo en pasado
Mi corazón decidió
Alquilar a la soledad
Oh la soledad
Que llena
Oh nostalgias
Que contaminan
Era mi destino
Eras mi todo
Solo quedan recuerdos

Las praderas de mis gigantescas
Fueron desilusiones
Eras mía, solo en las noches
Y de día no se de quien eras

Cada noche los suspiros de tu alma
Decía siempre que te tocara
Tu bello y brilloso pelo
Era como la noche
Que conquistaba tu vientre
Los mares, aquellos benditos mares que producías junto a mi cuerpo eran por amor
El mejor naufragio que por segundos no respiraba
Sentía que me ahogaba
Y tu me salvabas
Eras mi todo,no te mentía

Me desprendía la camisa
De tanto fuego que me consumía
Comenzó dictar
Lo que decía mi corazón

Recuerdo que decía así

Suaves ansias de estar contigo
Tu boca mi tesoro
Donde encontraba el idioma de tu alma
Abrazos que contemplaba hasta la luna
Estrellas aterrizaban en tus huellas de pasión interminables
Poderosa manifestación
De nuestros labios
Ame como sonreías
Solo así era mi cura dejándome tranquilo cuando te ibas

Oh mi amada entre toda la tierra
Te extraño como a nadie
El tintero implora tu nombre
Llega la noche
Y en mi ser invadido
Por tu recuerdo
Sueño despierto
Bosifere
Que te hacia el amor en el fuego

Huesos mios que envejecen
Ojos ya cansados
Esperándote aun
Aun no se nada de ti
Pero esperó que estés feliz
Si no te veo después de mi partida
Ay si no te veo en esta vida
Ya no tendré vida
Eras mi todo,no te mentía.

Campos marcos.

Si te gustó, ¡compártelo!

De Todos Los Destinos En Mi Corazón

¡Echar anclas!, mirad aquella sinfonía en piano

Escuchad a nuestro leal silencio, siendo él

Sientan las sabanas, impregnadas de buen augurio

Contemplad aquello, presagiando querer

¡Mi amada!, contemplad-me acudiendo al recuerdo

Mermando ideas de olvido con banalidades

   Abrigando en mis manos un caudal de momentos

Trayendo tempestades a tus otorgados mares

¡Escuchen todos!, negaos a concebirla Quimera

Aceptad este fragmento de realidad sin mezquindad

Vean lo cierto en la farsa

Aunque hiriente resulte esta contrariedad

¡Señores!, Ostentosos lugares cobijo en este mundo

Un orbe que una vez entregue

¡Mi amada!, te cristianizaste en mi mundo

Un mundo en el que anclas eche

Si te gustó, ¡compártelo!