Archivo de la categoría: Poemas para Mamá

Rosa Roja

No puedo pensar no tenerte a mi lado
Gracias por los mil principios
Que me has enseñado
Siempre he sido un niño mas que despistado

Pero sin ella mas de un tonto,
A mi me abria timado

Es la mas bella flor
que creece en los prados,
Mataria al hijo de puta que la hiciera algo
Para mi su amor es algo desfasado.
¡Gracias madre por estar siempre ahi a mi lado!

Si hay un dia negro ella lo hace blanco,
Me a librado de ir a ver a mas de uno con el palo
Soy sincero y nunca pienso lo contrario,
Le he dado mas disgustos de lo que la he valorado

Sabes que pongo el cerebro en cada parrafo
Mi corazon es insensato pero lo tiene claro,
Son casi veinte años en este mundo raro
Pero eres la unica persona por la q he luchado

No me importa el decir que he llorado
Gracias a ti nadie me tiene callado
Sigo la filosofía de no morir arrodillado
Y enseñarles a tus nietos a luchar por lo necesario

Nunca me ha faltado el plato en la mesa,
Nunca me ha faltado ropa para llevar puesta,
Aunq sepa q mas de una vez se han sacrificado
Ahora pueden ver que su esfuerzo nunca a sido envano.

Ese hijo que han crido,
Va madurando con los años
Luchando de frente pa’ poder llegar a algo

Se que te preocupas                                                    por que no me pase nada malo,
Pero mientras manos,                                          sabes que no me faltara un plato.

Si te gustó, ¡compártelo!

GRACIAS MAMA, Desde La Bruma

 “Desde La Bruma”

Gracias, gracias mamá.

I

Sentada en el rizco de mi cordura miro hacia la bruma, está llamandome, seduce mi estabilidad emocional y la conduce a la demencia total…

II

Dibujo escaleras de cristal que me llevan al fondo del abismo hechas con gotas de lagrimas derramadas… Sublime, desolada, distante y sin ilusión voy pisando cuesta abajo cada escalón…

III

Entonces cierro los ojos y me dejo caer, no siento nada en mi interior, lo siento vacio y frio, solo un lamento perpetuo acompaña la sinfonia de una voz que grita “¡Vuelve a mi!”

IV

En ese momento me congelo en un suspiro… Abro mis ojos y me encuentro en un prado, con flores y mariposas reboloteando y me pregunto ¿Y la bruma? ¡Se ha marchado!

V

Solo ha sido momentaneo, por millonesima vez me has salvado; tú me das fuerzas, me liberas de mi misma, me das luz cuando mi mente no me deja salida, nadie necesita de otro pero yo necesito de ti, porque eres mi madre y sin ti no puedo vivir…

VI

Reconfortada vuelvo a mi realidad, y en mi interior me vuelvo a levantar, siento que he vuelto a nacer, esta vez no de tu vientre si no de tu corazón, eres mi razón, me sacas de mi perdición, ¿Que haria yo sin tu amor?

VII

En ese rizco donde me siento a meditar dibujo un puente directo a mi libertad, no pienso sufrir más, aunque a veces venga por mi la soledad, voy siempre a luchar y conmigo tu siempre estarás. ¡ Gracias por todo mamá !

HMCCG 26/06/2017 10:18 am
Venezuela, Zulia, Altagracia

${USER_DISPLAY_NAME}

“P.D.: Lo comparto porque al leerselo a mi mamá, brotaron lagrimas de sus ojos, espero les sirva a ustedes para despertar emociones en ese ser tan maravilloso como lo es nuestra madre, espero que se sienta mas especial y orgullosa de ustedes, debemos darle gracias por todo cada dia…

Con esto tambien espero conseguir muchas visitas, tengo muchas palabras y poemas que compartir,

Recomiendo lo escribas en un papel de tu preferencia para tu mamá y se lo des de obsequio.”

Sígueme en Instagram: @haydeelirio @hmccg88

Copialo y compartelo:  http://cuentosypoemas.com/es/2017/06/gracias-mama/

Si te gustó, ¡compártelo!

Un Templo Para Mi Madre

Un templo para mi madre

Ella y yo lo edificamos.

si acaso,  no lo han visto

mi cerebro ya lo reconoció,

y de rodillas se postró.

 

Un templo para mi madre

Donde no necesite  cruzar ríos,

ni océanos, ni follajes interminables.

Solo hay que dejarse llevar

por la inconfundible melodía

que emana de nuestro ser.

 

 Un templo para mi madre

Eterno, seguro, abrigado,

pensante y a veces precipitado.

En el que ¡Mamá! es el mantra

transformador que retumba

en las paredes de su corazón y el mío.

 

Si te gustó, ¡compártelo!

El Batán De Mamá


Las tres juntas hacían magia. En el patio, dos de ellas chismeaban en voz baja, seguramente para pasar el tiempo. Pobres, a veces empolvadas, nunca se quejaban. Tranquilas en silencio y a la sombra de las enredaderas las dos esperaban. La más grande era rocosa, azulada y parecía una mesa. En cambio, la chica era lisa y redondeada.
La fiesta comenzaba cuando la tan esperada maga llegaba. Ella con agua y trapo relucientes las dejaba. De inmediato, ajíes amarillos sin pepas y cortados en tiras eran colocados en el batán. Mamá sentada en un banquito y con las mangas remangadas a moler se ha dicho. Muele que te muele, ¡Tangran!, ¡pungrún! , cantaban ambas piedras. Poco a poco agregaba el queso, las galletas, sal y leche. Descansando y probando la crema a la huancaína iba saliendo. Finalmente, con el cuchillo y una espátula recogía a un recipiente, lista para saborear con unas regordetas papas.
Por eso digo, que las tres hacían magia, moler era cosa de mayores. Recuerdo un día, al pedirme que moliera el rocoto, casi muelo mis pequeños dedos. Tal vez, a los nueve años, aún me faltaba la fuerza de mamá. Gracias a ellas hemos podido animar nuestras vidas con deliciosas salsas y aderezos triturados por el espíritu de los dioses y diosas.
Hasta que pasaron los años y llegó a casa la veloz y bullanguera licuadora. Desde entonces, se dejó de moler entre piedras. Sin que nos diéramos cuenta, nunca más vimos aquel batán. A dónde habrán ido a parar aquellas piedras, compañeras inseparables de otro tiempo. Ayudantes hacendosas, que saborearon primero los rocotos, ajíes, hierbas aromáticas, alegrías y penas del alma de mamá Adela.

Si te gustó, ¡compártelo!

¡SIEMPRE HAY!

                                          ¡SIEMPRE HAY……….!

Hay una palabra que llega al alma!

Hay una palabraque hace vibrar al corazón!

Hay una sonrisa que cautiva!

Hay una mirada que apasiona!

Hay un abrazo de amor!

Hay una luz del cielo!

Hay una amiga incondicional!

Hay una sola mujer que siempre me da esto y mucho más; esa eres     tu    mamá!

Autor: Luis Granja

Si te gustó, ¡compártelo!