Bienvenidos al Palacio (segunda parte)

Si aun no lo has hecho lee la primera parte.

Punto de Vista A’

No encontraba el lápiz de labios, busqué en mi cartera y no estaba en la guantera tampoco. Ni debajo del asiento. O sea que lo debo haber dejado en el Hotel. O aún peor, en Cambridge.

Miré hacia el Palacio, que realmente era aterrador. No creo que alguien haya estado por aquí al menos en 80 años; hasta que ahora aparecemos nosotros, principalmente William, mi esposo, que parado frente a la puerta parecía un fantasma más tratando de entrar.

Sir William, como a veces le llamábamos, porque sabíamos que le incomodaba, recibió ese conjunto de piedras como herencia de la Reina Madre. La anciana maléfica no encontró nada mejor que hacer que cargar sobre William y nuestra familia con un Palacio olvidado.

Seguir leyendo Bienvenidos al Palacio (segunda parte)

Si te gustó, ¡compártelo!

Bienvenidos al Palacio (primera parte)

Punto de Vista A

El chirrido de la puerta era aterrador. El movimiento suave, lento y de velocidad constante con el cual giraban las más que oxidadas bisagras, generaba ese sonido particular. Nadie lo hubiese pensado jamás, pero yo estaba allí.

El hecho de que la Reina Madre me hubiese nombrado Sir William a tan solo 13 días de su muerte me ponía los pelos de punta. Los Europeos eran muy creyentes en eso. No tenían piso trece, no se sentaban trece a la mesa y vaya a saber cuántas cosas más no hacían si se vislumbraba ese número cerca.

Pero eso no era todo. Cuando hace dos semanas llegó a Cambridge el abogado de la familia real con el testamento de la Reina Madre heredándome este palacio, habían pasado 666 días desde mi nombramiento como Sir William.

Seguir leyendo Bienvenidos al Palacio (primera parte)

Si te gustó, ¡compártelo!

Alguien escribió lo que querés leer y está acá. Animate a escribir vos también.

A %d blogueros les gusta esto: