Murió En Oleiros

La vida sigue, mamá,

igual que seguía antes:

viajes de ida y de vuelta,

regresos a tu humilde casa.

 

Pero no sigue la vida

como cuando en ella estabas.

Abro la casa sin ti,

cierro la puerta dejando

tu habitación desierta

y mis recuerdos llorándote.

 

No hay día en que no estés

presente en mi presesente.

 

No hay día en que no recuerde

tu yo diciéndome adiós

cuando yo no supe ver

en tu cara ese adiós.

 

No hay día en que no lamente

haberte llevado a Oleiros

donde llegó tu adiós

cuando yo estaba lejos

para imperdir el adiós

que me ha dejado huérfana

de ti a quien tanto quise,

de ti a quien tanto quiero.

Si te gustó, ¡compártelo!

Murió En Oleiros

Te fallé, mamá, y lo sé.

Y no me perdono

no haber sido la hija

de tus sueños lejanos.

 

Te salí  siempre distinta

a lo que tus manos generosas

buscaban en mí.

 

Fui bohemia y canalla

Fui errática en mis pasos.

Fui brava cuando crecí.

Fui fría en mis abrazos.

 

No merezco haber sido

la hija que tanto amaste,

la que tenías presente

cuando el adiós te rozaba

por la palma de la mano,

tu niña como decías,

tu hija tan deseada.

 

No me perdono, mamá,

haber sido la más brava

al luchar por no perder

y perder al aflojarme

tu precioso yo en Oleiros

cuando la noche bramaba.

Si te gustó, ¡compártelo!

Murió En Oleiros

No permitiré que quedes

sepultada en el adiós

que me sabe a olvido

sin que sepan que has sido

un huracán en mi vida.

 

Tú eras mi meta, madre,

para ti yo me vestía

y dejaba los pinceles

realzando un lienzo limpio.

 

Supe que tú lo eras todo

cuando tus manos murieron

sin abrazarse al las mías.

Tú no estabas a mi lado

y yo era la hija triste.

 

Ya no estabas en mis risas.

Ya no estabas en mi vida.

Ya no tenía tus besos.

Ya a ti no te tenía.

 

Sentí que me había muerto

en la que fui hasta el día

que me dijeron que tú

sin mí te habías ido.

Si te gustó, ¡compártelo!

Algún Día. . . Que No Sé

Voy a encontrarte en el cielo,
algún día que no sé,
entre recuerdos y olvidos,
de un gran amor,
que no fue.

Tu traerás el pelo suelto,
yo mi mano extenderé,
no habrá caricias ni besos,
como tuvimos ayer.

Se habrá perdido el camino,
que pudimos recorrer,
cuando el amor no ha llegado,
de nada sirve querer.

Sin tu amor y sin tus besos,
que siempre quise tener,
voy a encontrarte en el cielo,
algún día. . . que no sé.

Si te gustó, ¡compártelo!

Carta A Mi Hija Desde Los Cielos.

Querida y Amada Hija:

 

          Si pudiera resumir el amor de un padre a su hija en simples palabras escritas con tanto cariño, sin temor a llorar por la alegría de traer al mundo a un ser tan pequeñito y especial  (que forma parte de mi propia vida).  Podría llegar a la conclusión, que faltaría escribir tantas hojas en un libro de vida realizado de puros sentimientos, que este propio libro, por si solo lloraría, al ver en su última hoja aquel ingrato y solitario punto Final.

          Cuantas lágrimas de alegría han caído de mis ojos, al ir descubriendo con el paso de tu corta edad, tus risas, tus pequeñas locuras y aquellas gracias de pequeño ser, que con el paso de los años, la han vuelto de niña a una hermosa mujer.  Muchas veces me has hecho pensar que mis sentimientos son de rocas sólidas y que no he aprendido a llorar, pero mis mayores lagrimas nacieron a raíz de tu causa, cundo llegaste a este mundo y me enseñaste con cuatro palabras de tu tierna boca que me llamaron Papá.

            A veces las distancias, motivos de la vida o circunstancias,  dividen a las personas y las alejan o simplemente las separan de su destino. Pero como dijo nuestro señor Jesús Cristo, todo se resume en Amor y si la base de este amor es sólida, el amor nunca muere, aún más se fortalece enormemente, volviendo las distancias gratas al saber que muy lejos existe alguien que te extraña y te ama.

             Tú camino recién empieza y quiero ayudarte a caminar, siempre seré tú guía para evitar verte un día tropezar, no cambies nunca tu inocencia de niña, no pares de soñar porque aunque el mundo se vista de crueldad, siempre existirá una persona que te ayude de verdad.

           Te amo hija tu papá que esta en los cielos.

 

 

 

 

 

 

Si te gustó, ¡compártelo!

Alguien escribió lo que querés leer y está acá. Animate a escribir vos también.

A %d blogueros les gusta esto: