Archivo de la etiqueta: adulto

El Sillón Naranja Y La Ventana – UnPoetaAlRevez

¿Cómo se comienza a contar una historia para justificar el porqué de una venganza?

-No lo sé…

-Bueno, empezare por el inicio, ¿no? creo que es lógico.

Me encuentro sentado en mi sillón naranja, resulta que todos los domingo tenía por costumbre quedarme tumbado todo el día en mi sofá; supongo que si me afectaba lo que sucedía en el mundo, pero al ver que no podía hacer nada solo me lanzaba a dejar pasar los minutos… en fin; sucede que los últimos domingos de cada mes escuchaba siempre a la misma hora, 2:00 pm, la misma pelea entre mi vecina y otro señor que nunca supe quién era, esta consistía en hablarse suave al principio, oír unas cuantas suplicas de mi vecina, luego escuchar como subía la intensidad de la conversación y terminar siempre con un aventón de la puerta de parte del amante de mi vecina, el cual vivía con ella, y el sonido de unas llantas marcharse de tal lugar…

-¿Quieres decir que escuchaste lo mismo durante meses y no hacías nada?

-¿Que iba a hacer yo? el caso es que estaba relacionado con algo de la renta o de los impuestos o con una de esas miserias que nos roban…

Bueno no me enrollo; resulta que un día en particular, el viernes precisamente, me encontraba yo realizando una de mis reseñas de un libro que leí; ya estaba en las últimas horas del atardecer y de repente oí algo incómodo… Debo señalarte que en el vecindario en el que vivía jamás había un sonido en toda la calle, realmente era muy raro, por eso cada vez que sonaba algo se me hacía muy extraño y peculiar…

¿En qué iba?

-Sonidos incomodos.

-Correcto, resulta que desde ese momento fue que me empezó a parecer que algo extraño iba a suceder, me asome por la ventana que daba a la calle y vi a mi vecina entrando a su casa con una especie de plástico negro, unas bolsas, grandes a mi parecer, pero no le di importancia y continúe en lo mío, como siempre lo hago.

Esto sucedió el día viernes, al día siguiente, en horas de la tarde, llego una camioneta con unos contenedores de platico, tres para ser exactos, uno azul, uno gris y uno verde; al principio no entendí la razón, luego al asomarme por la ventana por segunda vez en la semana, lo cual es muy raro, me percate que la vecina le entrego unas hojas al caballero que coloco estos contenderos en la calle, fue ahí donde recordé que esta empresa de canecas había pedido al vecindario una recolecta de firmas para colocar estos contenderos y hacer más fácil la recogida de la basura, supuse que fue mi vecina quien se encargó de recolectar dichas firmas.

-Ok, pero aun no entiendo porque estas acá, ve al grano.

-Vale, resulta que llego el día domingo con su monotonía, bueno eso creí yo, me encuentro sentado en mi sofá, y de repente llega el señor a debatir con mi vecina, como de costumbre, pero esta vez este caballero entro a la casa, esto lo supe porque oí como se disminuía el sonido de las voces y como se cerraba la puerta, en ese momento me pareció muy extraño pero no me levante solo seguí en mi sofá naranja.

Al cabo de unas horas escucho la puerta abrirse y veo por la ventana salir a este caballero, el sin mencionar una sola palabra, se sube al coche y se va. Se me hizo muy peculiar, pero bueno, solo me acosté ya que era tarde.

A primera hora de la mañana, la vecina de enfrente sacó una gran bolsa de basura de casa y la arrastró hasta el contenedor verde que había en la calle. Yo ya me había despertado y vi todo esto por la ventana, fue muy raro ver esta escena ya que mi vecina no actuaba como de costumbre, y yo era un hombre de vivir entre muchas costumbres…

-Pero bueno aun no entiendo como llegaste aquí…

-Lo que pasa a continuación es él porque… Mira, yo salí de mi casa y me acerque para ver que había en esta bolsa, ese día en especial se me hizo totalmente caótico y nada común, me acerque un poco dudoso y abrí la bolsa, lo que vi me lleno de espanto, resulta que encontré en aquella bolsa al caballero que ya te había mencionado antes, el que discutía con mi vecina, ahí entendí todo…

Creo que puedes unir tú mismo los cabos, ¿no? Pues todo cobro sentido en solo unos segundos, todo lo planeo mi vecina, las bolsas, el contendedor, el dejar entrar a casa al caballero, que el personaje que saliera fuera el amante de mi vecina disfrazado de la ropa del señor que ahora hallaba en la bolsa… Fue entender todo esto y agarrar inmediatamente el celular para llamar a la policía.

-¿Pero si fue así por qué llegaste acá?

-si… resulta que estoy con el celular en mi mano, estoy a punto de oprimir el botón verde para llamar, y siento un fuerte dolor en la parte de atrás de mi cabeza, ¡había recibido un fuerte golpe de mi vecina! Me gire y la mire, un poco desconcertado del porque hacia esto, pero sus ojos me dijeron todo aunque no lo creas, vi la preocupación de que mi vecina se iba a quedar sin casa, abrí la boca para decirle algo e inmediatamente sin titubear levanto sus brazos y agrestemente los bajo golpeando mi cabeza con un tubo… a partir de ahí solo veo negro, y acá estoy frente a ti con deseos de venganza.

-¿Y sabes quién soy yo?

Soy el diablo. Pero… con mucho gusto te daré venganza.

FIN

Si te gustó, ¡compártelo!

POEMAS QUE SANGRAN

ÍMPETU

Es imposible no soñarte así:
desnuda, apasionada, estremecida;
dispuesta al gran placer, enardecida,
entregada al fastuoso frenesí.

Es imposible no añorarte aquí
bañada de sudor, enrojecida;
vencida de pasión, adormecida,
henchida del mirífico festín.

No lo puedo evitar, yo te deseo,
y lucho por robar, cual Prometeo,
ese fuego voraz que tienes preso.

Preciso yo besarte y desnudarte,
poseerte, morderte y penetrarte…
no importa si así encuentre mi deceso.

Si te gustó, ¡compártelo!

Mi Vida

Un día te entregue mi corazón,

Yo te he dado Mi amor y mi vida y

No has sabido Cuidarlo, tratarlo

Como debías…

Permíteme que te de un consejo, si

 Te vas a quedarte, quédate bien lejos

 Ahórrate las molestias si piensas

 Volver, sé que no estaré bien.

Yo sigo pensando en un porque,

Te juro vida mía que yo lo intente,

Convivo con espinas de historias

De ayer, y sigo buscando un porque.

Ahora, besas otros labios, no son

Los míos, suelo escribir para no

Sentirme más frio, mi vida deja

Que lo intente otra vez.

Si te gustó, ¡compártelo!

Me Gusta

Creo que me gusta, la he visto solo en fotos, imagino su aroma, a café debe ser por sus ojos tan contentos tan cargados; la veo en fotos la veo simétrica por todos lados, sueño con su mirada, que carajo!!
Quiero verla en la mañana sin maquillaje solo su sonrisa y su tatuaje, con poca luz como ángel, que se acerque y me anime, vamos al cielo vamos al mar lo topamos y regresamos, en el camino disfrutamos.
Creo que me gusta pero nose cuanto, nunca la he visto, pero si que compartimos, mil megas hemos compartido. Aunque este roto tus palabras y tus mimos son los que cosen, pues no tengo tiempo siempre miro hacia el frente, quiero que sea mi musa y siempre andar inspirado.
Solo quiero verte sonreír cerca con cada palabra, cada mirada, cada acto, cada canción, cada mañana; vámonos topamos y regresamos.

Si te gustó, ¡compártelo!

Tu Mirada

Te veo en las miradas de las niñas mimadas, te veo en las miradas de las niñas guapas, te veo en el color de las miradas de las niñas gatas, te veo en la esquina llegando así como una niña nada complicada, te veo en cielo más azul que cualquier mirada, veo tus labios sabor sandia de niña aniñada, te veo en la samba brisa y caricias el pasado cercano como que te hubiera perdido el sábado pasado.
Te veo en los buenos sueños, en los malos tratos, en los buenos ratos.
Te veo en el instante de vida que lloraba tu pérdida adelantada y tu tan fría, veo esta mano sin fuerza tan cerca ahora tan lejana, quiero verte a mi lado, quiero ver mi mano quieta, quiero verme en tus miradas…

Si te gustó, ¡compártelo!