Archivo de la etiqueta: sed

AQUILATADO EXHORTO

AQUILATADO EXHORTO

Por el sabor de la sombra camina, camina
un ensueño bajo la lluvia, la lluvia
en los cuadernos del recuerdo abanicando
¡ Si, lo supiera de noche !… Nadie, nadie
limpiaría de las estrellas el reposo
en la orilla bordada de un grito grato
entre la danza que araña un gato somnoliento.

Mirando esquivo el alto preludio de las lunas
que se atreven a esconder el silencio enrojecido
de la cansada sed que se bebe un lago ligero
en el follaje quemado por la uva definitiva
en el otoño sin calles ni vitrinas otoñales
en la cintura imprevista del acero inocente
Aquilatado el exhorto absorto ya no camina.

Allá donde las orugas fabrican las muletas
y al pájaro angustiado por las cáscaras del cielo
con los depurados hormigueros de flamas duras
¡ Oh, agoreras del frenesí del corcho !… Ya canta
tendido en la brisa del dolor adormecido
un rédito transeúnte que aguja fragoroso
un turbado manantial que dibuja austero.

Aquilatado aguafuerte aglutinado del usufructo
Exhorto… Menos que bisagra en demasía
Exhorto… Más que yacija en calentura
¡ Entre la vertiente hirviente y saliente !
Porque desosaron los recuerdos del polvo
¡ Antes que ellos los deshuesen grises !…….
¡ Antes de las exequias deshuese su sonrisa !

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez.

Si te gustó, ¡compártelo!

Inclemencia Tenaz

INCLEMENCIA TENAZ

En la garganta de la sed el viento alcanza,
la madera con que la primavera espera,
el rayo sombrío de la espuma incierto,
pedazo de tiempo indeleblemente rojo.

…Fasto melifluo infausto…

Asustado, el destino se ha escondido,
entre las piedras insaciables del suplicio,
entre las piernas de las puertas pardas,
acosados los cañones todo ignoran.

…Ínclitos renuentes indignos…

Embalsamando al verde la sed descansa,
entre la nada que perdura cada hora,
entre el manto triunfador de la tristeza,
engendrando ensortijada la muerte reacia.

…Escolio acoquinado infame…

Cuanto encanto el tiempo quita,
con la ingenua gracia de un acaso,
con la lengua larga de una aurora,
con la espesa espuma de un fracaso.

…Ampuloso alifafes enhebra …

Tejiendo de fiebre de luto la nieve,
tendida sembrando dormida parece,
y perece airado el reposo ausente,
y pregona claridad el yugo fértil.

…Tenaz inclemencia tenaz…

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez.
(Tanto del texto como de la imagen)

Si te gustó, ¡compártelo!