Archivo de la etiqueta: sueños

Hechuras…

HECHURAS…

Desgarrados suenan los sueños masacrados
de hambres infernales, los sanguíneos suelos
y los vientos turbios, ante todo la luna
se sumerge pantanosa; asfixiando la noche
a inermes indefensos, la cándida esperanza
de sus cabellos ligeros.

Estando danzando el silencio encampanado,
gris polución que respiran ángeles sedientos,
se cultiva la sangre derramada, hielo de noche;
todo el aire desciende en zafiedad vistosa.

Arriba plateadas soledades de la tarde y luna
por el campo abatido va el silencio apático torpe,
acompañando a los ausentes, los corazones deshechos,
y aturdidos mueren en las nubes las campanas
negras del olvido.

¡Equívoco triunfante! ¡Cementerios de luz!
Cosecha hoy el humo del alma un desengaño
lúcido, de futuros sepultados.

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez
(Del texto y la imagen)

Si te gustó, ¡compártelo!

El Enarcar Proceloso…(Neosurrealista)

EL ENARCAR PROCELOSO
(Neosurrealista)

Con armonía el ritmo atropella,
el mar, los viajes, viejos veleros,
sin perder su trayectoria temerosa.
Que sabe escribir bien sus miserias.
Que acomoda salidas en la entrada.

Habla, y endulza sus párpados el río,
camina, y deja sus ecos pardos al sol,
duerme, y teje las cataratas al gato.
Y todo dice al arroyo, en guerra inútil,
con las sábanas del sábado, plateado.

Por ser preciso descubrirle la belleza,
anudando las campanas y balanzas.
Por encender al sueño orugas sordas,
y al miedo, esquivo, voz en la escalera,
los perfumes blancos y pequeñas risas.

Por lo demás, el sillón está tranquilo,
y en la escena, lejos, eriza un bosque,
porque olvidado estaba el fuego frío.
Congelando los ojos al teatro antigüo,
cogiendo y degollando al agua estéril.

Por eso, la selva sombría se sacude,
y cuida sedientos los sueños agrios,
en la fuga del espejo por las calles.
Tan feroz, como el último desprecio,
en los muslos del alba y la caverna.

Nunca las injurias al infierno disputan.
En el pórtico del fúnebre cortejo añejo.
En la siesta donde el sol se ahoga lento.
Por donde el deseo, habita acordonado,
y acobardada, la herradura hace cortinas.

Si te gustó, ¡compártelo!

Despertar En Un Sueño

Dolor siento al ver mi sueño
sueño en el cual soy muy pequeño.
El hermano mas pequeño de los tres
el cual genero un gran estrés.
Un sueño en el cual lloro
a lado de mi mamá que es un tesoro.
Un sueño que veo y siento
siento el frió del viento.
Viento que mueve las flores
llevándose con sigo grandes amores.
Un sueño cada día inalcanzable
y mi corazón lastimado con un sable.
Veo en mi sueño mas oscuridad
y muy poca bondad.
Sin embargo al despertar
contento estoy por amar.
Amar y despertar en un sueño
un sueño que es muy pequeño.

Si te gustó, ¡compártelo!

KORY Capítulo 1 Casi Me Mato

Kory despertó con un dolor profundo en sus manos, casi no podía respirar y cuando abrió los ojos solo vio una pared muy blanca, luego se percató de que estaba en la cama de un hospital y que llevaba una bata blanca, de pronto empezó a recordar cómo llegó ahí y mientras recordaba comenzó a llorar.

Aquel día Kory salió de la universidad a toda prisa, mientras corría hacia su casa su corazón se aceleró y sintió un nudo en la garganta, cierta tristeza que solo él entendía, entró a su habitación y cerró las cortinas por completo, fue hacia el armario abrió un cajón y saco una corbata, se sentó en su cama e intentó resumir toda su vida en un instante, encendió un cigarrillo y empezó a sonreír, mientras fumaba, pensaba en las palabras de su madre “hijo mío el cigarrillo te matara” y él decía en voz baja “madre soy más veloz que un cigarrillo”.

Si te gustó, ¡compártelo!

Ciudad De Cartón

La madrugada la muestra tan dueña de sí misma, libre del peatón atolondrado, los semáforos en rojos intensos es el toque de queda para el viajero del pavimento, los edificios descalzos juegan a las escondidas con las aceras, la ciudad de cartón renace con la partida del sol.

Las luces de letreros publicitarios suministran de energía a la urbe, los balcones de las casas dan la bienvenida a la luna, quien los observa con mucho agrado desde el palacio azul marino que iluminan las estrellas, sus parques están disfrutando del vaivén de los columpios, los árboles deslizan sus hojas en la resbaladeras y el césped llama a las flores para que se les unan en esta alegría.

Los viejos cimientos narran historias del pasado a los jóvenes inmuebles, mientras los puentes danzan al son de la melodía que producen los postes de luz con sus cables, con ella armonizan los dolores que el día dejó y antes de que los turnos entre los astros cambien, la ciudad de cartón habla a solas con el río, le pide proteja a sus habitantes de cartulina.

Sabe que en breve todo retornará a la normalidad de siempre; con ese ruido que no arrulla, en la que sus calles son agitadas por los pasos del insensato, el caos sofoca el tránsito con el embotellamiento de vidas, seres inmunes a los sueños, donde la magia se apaga por la codicia que maneja su entendimiento y transforma a la ciudad de cartón en la jungla de cemento.

Ciudad de cartón ciudad de carton

Si te gustó, ¡compártelo!