Archivo de la etiqueta: vida

Poema: Me Dejas Sin Aliento

Poema para esa chica tan especial y única para mí.

¿Sabes lo que me anima a levantarme

A cada día? … Es el hecho de poderte

Ver y escuchar tu dulce voz.

El deleite que tienen mis ojos

Al ver esa figura, el deleite de mis

Oídos a escuchar el sonido de tu

Voz y sobre todo tu sonrisa.

Pero… ¿sabes que me deja sin

Aliento?… Es tu personalidad, no me

Interesa si eres gordita, flaquita, lo que

Me deja sin aliento es tu “Originalidad”

Una personalidad con la cual quiero

Estar, abrazar y mimar.

Tal vez tengas algunas cicatrices o

Malos recuerdos.

Pero si tú me das la oportunidad…

Yo seré tu cura y guardián.

No necesitas maquillaje para que

Hagas latir mi corazón, ni menos

Operaciones que alteren tu imagen.

Solo necesito tu mano, comprensión

Y amor… Tu sola

Esencia me deja sin aliento…

Si tú ya supieras que para mí

Ya eres perfecta y única…

Si tú supieras que solo tu

Haces latir mi corazón.

Con este poema espero que

Comprendas porque cuando

Te acercas a mi… pierdo el

Aliento ya que tú me dejas

Sin él.

Bonita
Solo verte y mi corazón te siente.
Si te gustó, ¡compártelo!

Letras Muertas… (Anticuento Dadaísta)

Letras Muertas
(((Anticuento Dadaísta)))

Eran las tres de la mañana. La noche nunca
había tenido la menor relación con esa luna,
mucho menos con el cortejo de estrellas,
seria y sorprendida, la lluvia se pegaba al
aire. La tierra permanecía dulce, áurea, en
medio de todo aquéllo. Entre la tinta seca.
Él estuvo viéndose dentro de la memoria,
unos minutos, unos instantes inmóviles,
duros con el pasado anunciándose. Hojas
secas perdidas en el otoño de los libros.
Tenía el rostro de la negación brutal, del
violento desamparo en el interior más
ignorado, el menos importante para el
total falto de cordura, con el mínimo ser
de los metales baratos. ..

Aquel tiempo que pretendía ser suyo, su
vida misma, su historia ; era el documento
de los desastres naturales del desequilibrio,
de las radiaciones infrarrojas endeudadas,
y el tema de las conversaciones oficiales de
unas mariposas con fiebre amarilla. Bajó a
la fosa con los vínculos rotos, y la esperanza
transfigurada en huecos, por cumbres ácidas
y volcánicas en la onda expansiva de la paz
más absoluta… Un aroma a cosas perdidas
tapizaba las paredes, no tenía cuerpo, ni color,
ignoraba incluso si el anterior era el mismo.

Una exclusión rotunda y espantosa le cubría
cada sentimiento como una masa noctámbula.
Me pregunto si es el lugar al que la soledad
conduce, letras mudas, palabras estridentes,
viajes fallidos a la pequeña muerte del día,
ideas erróneas de la felicidad incorrecta, dolor
que roba capítulos y novelas no escritas.
¡ Nunca había sentido algo semejante !. Sobre
todo por los tres estilos diferentes de uso
combinado en un único diseño aparentemente
contando con pocos recursos. Ahora callaba,
se contemplaba mientras dormía un pequeño
recuerdo entre los dedos, el último lugar en
estado salvaje.

¡ Quién lo dijera ! __ Sus ojos salían del espejo
frente a la ventana, trataba de conservar la
calma, ignoraba si había muerto difuminándose
en una dimensión gris, entre el tintero que solo
había contado en el cuento para atraer algunos
mamíferos a varios kilómetros a la redonda.
Por ejemplo, aquí el adax está casi extinto, y
también el arruí y el guepardo del desierto.
El último desafío es procesar los datos para
entenderlos, dejando a los camellos pasmados.
Impalpables, comparables a la belleza nunca
vista desde una altura de cincuenta metros.
Así, como el mundo de sus fantasmas disueltos
en la nada, donde el presente se amontona.

___________ 1 ____________

Estaba solo una vez más. Casi desde el despegue,
sufrió fallas en las rodillas, en el motor, en el piso,
algunas cámaras dejaron de funcionar y otras su
rendimiento fue excesivamente perfecto.
Los problemas pudieron repararse fácilmente,
también hubo calentamiento excesivo, besos,
movimientos de elefantes, pérdida de la presión
de aceite y una cámara vertical muy tímida.
¡ Nada se pudo hacer !. Pues a veces salía al estar
colaborando en observaciones locales con el
filtro de aire que había instalado. Entre tanto, la
gratitud no es un argumento infalible, y el agua
ha estado perdiendo la humedad progresivamente.

Como les decía, a veces tenía que salir al anochecer,
pero en esta ocasión lo había evitado ; y el anochecer
mostró su más trágica miseria, calzaba unos zapatos
de plomo dibujados en la calle que descendía al sótano
donde ahora se encontraba. Nos dijeron que la mayoría
nos volveríamos ricos, y que un árbol de mangos nos
alimentaría con manzanas, al ver la transformación mas
allá de la materia, principalmente en la región de las
imágenes. Sin embargo, el nuevo mercado no se había
utilizado por razones difíciles de determinar en las
condiciones de humedad del horizonte, y remendaba
el sillón de la tarde, con los hilos que formaban la bóveda
del refugio improvisado. Por lo que después tuvo que
sostener una vela y tomar unas píldoras entremezclando
historias de hechiceros, rebeldes y soñadores.

Esto creía, y quedaba completamente empapado de sudor.
El silencio tenía miedo de la noche, como si la noche fuera
capaz de arrancarle sus secretos. Y hoy más que ayer,
en que las palabras muertas sepultaban sus últimas letras
porque pensaban volverlas a la vida, inesperadamente,
de manera que la gente buscara entenderlas, olvidarlas
con rapidez, y provocar conflictos en otros lugares ;
luego ahogarlas nuevamente en la incomprensión más
absurda, con una escalada en la pugna por los recursos.
Sin embargo, a pesar de las calamidades, insisten en
que no pasa nada, desde hace dos millones de segundos
y la única reserva de helicópteros se fue a vivir a otra
ciudad, aunque no se les huele ni se les visita en el parque.
¡ No, no lo permitirían !…
Los fantasmas dispersan la coherencia del tema central,
en las orillas de un lago y con el régimen de un trato
amable ; mantienen el discurso en una estructura de
supralógica multidimensional rígida, y abajo de la
sombra de cualquier árbol. La superposición de hechos
permite combinar la fantasía encadenada a la libre
interpretación, sin lugar a dudas de manera inapropiada
y obligatoria. El final sacude la indeterminación del
inicio, quitándole cualquier confusión. Dentro y fuera
el cuento se desviste, la historia se renueva, pero los
sentidos encontrados compiten unos con otros.
De tal manera que al desaparecer un laberinto ya se
entra en otro, de tal manera que la intimidad incomoda
a las personas que no entienden.
Es así, que las letras muertas promueven el sentido
racional de una manera excesivamente excluyente,
y la prioridad es que cualquier lector les dé el significado
o se los quite a voluntad, dependiendo del número de
lecturas e interpretaciones que sea capaz de darles.
Y finalmente, bien pensado, nada de esto tiene sentido,
ni razón de ser contado, a nadie que no le interese.

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez.
(Tanto del texto como de la imagen)

Si te gustó, ¡compártelo!

BENEVOLENCIA INTEMPERANTE… (Experimental Filosófico)

BENEVOLENCIA INTEMPERANTE
(Experimental filosófico)

Retiene en vano débil la presa fuerte,
en las pupilas su decadencia fiera,
en cuanto espera porque alumbrarle,
y que fulgure con ella la misma lumbre.
¡Por el íntimo suspiro las primas claridades!.

El ideal me abruma y me consume,
todo el frasco llueve y rebosa,
envejecido en la hoguera enrojezco,
del presente inseguro bien vale una vida,
la protesta vana que perdió el seso.

La fragancia escancia una melodía,
el recuerdo implora ya mi vida,
de la atracción divina que me lo niega.
Entre las consonantes diminuto.
¡Al alfa y omega debo el cautiverio!.

En las cosas mi frente se anega y muere,
humedeciendo al tiempo mis viejas lunas.
La vida de rosa se viste con mi gris.
¡No, la soledad amarga!. ¡No, sola, es amargor!.
¡Y de esas mieles no abejo salado!.

Amorosa sombra el rumor es transparente.
¡No vayas!. El prado es azul y rojo. ¡Hoy!.
Las miradas indiferentes solo esquivan.
¡Ya lo tendrán en sus platos mañana!.
El olvido es la pendiente y su fuente.

En el retorno palpitante hay ovejas y abejas,
y en el corazón sólo lobos y buitres.
El viento ennegrecido solo se alimenta.
¡Del polvo de la más mínima consciencia yerta!.
La arena es pura nieve en cuarentena.

El candor solo busca su ignorancia,
entre la misma sed del agua seca.
Al sepulcro descendiendo que va muriendo.
¡Ninguno es culpable!. Sólo ellos lo son.
¡Allá la luna pide limosna a la estrella!.

¡Sí,Si !. El misterio de la vida han resuelto.
Sin ellos, el mismo cosmos no se mueve.
¡El humo se avergüenza de su fuego !.
Ya el plátano habla del higo y olivo.
¡Por el vigor de tanto cobarde abundante!.

Autor: Joel Fortunato Reyes Pérez.
(Tanto del texto como de la imagen)

Si te gustó, ¡compártelo!

Magna Fruslería

MAGNA FRUSLERÍA

Amo amar amor amando amado.
Y más y más… Amo al amar, al amar.
Como al mar aman las olas.
¡Aniñadoramente pretéritas!.
Desconocidas vidas, péndulas,
espiraliformes, metamorfoseadas.

Ya se ve en el trasluz del horizonte.
Enrojecida senda pedregosa desde ahora.
Enmarañada madrugada dulce y cavernosa.
Enrarecida donde el instante vuela en pájaros.
Enarenada de las faldas, en las colinas de los senos.
Enmudecida donde la casa se inunda con los sueños.

¡Oh, carente candente!.
Ligera pocilga del musgo.
Cuerdo recuerdo del cuadro.
Lóbrego lánguido y lívido.
Magra memez y medroso…
¡Oh, enojoso enroscado!.

¡Espéralo, escúchalo, estímalo!.
Y nunca más triste que nunca,
acalla su voz un beso sonoro,
donde el eco espía de afanes ciego,
el vano sueño… ¡Como los dioses idos!.
Ante una estrella, que obscura… Estalla.

Metamorfoseadas, espiraliformes,
desconocidas vidas péndulas.
¡Aniñadoramente pretéritas!.
Como al mar aman las olas.
Y más y más… Amo al amar, al amar.
Amo amar amor amando amado.

Si te gustó, ¡compártelo!

DETALLE OMITIDO

 

Esperando a que terminara una larga fila que empezaba desde la universidad y la salida de la calle 32,me senté al lado de un joven de más o menos 25 años, una singular pregunta acerca del evento que íbamos a tener nos llevó a conocernos y platicar de temas interesantes de nuestras vidas, la hora y media de espera se nos pasó tan rápidamente con un hablar ameno y acogedor, pero falto un pequeño detalle después de despedirnos, su nombre, ese nombre que espero poder preguntarle algún día en que el destino por simple casualidad me permita reencontrarme con esos ojos azules pintorescos que armonizaban su rostro y que con una sonrisa expresaba una energía agradable y duradera que en mis pensamientos aun es difícil olvidar.

Si te gustó, ¡compártelo!