Archivo de la etiqueta: relato corto

Marte.

Algunas veces recuerdo a Marte Osuna jugando fútbol en el deportivo que frecuentaba cuando era un niño de catorce años. Ver sus vídeos incluso en el Snack-Bar de el mismo era toda una exclusividad. Cuando supe que era cantante de música Pop no me sorprendió por que a mi en lo general me gusta el Rock. Pero recuerdo que en la comunidad del Club deportivo mucha gente tenía puestas sus esperanzas en que seria la próxima estrella y triunfaría. Ya había salido en el canal  Dos de televisa cantando y ganando varios concursos. Junto a otros cantantes juveniles de la época de los noventas había mucha competencia juvenil. Recuerdo su club de fans eran puras niñas gorditas lideradas por otra amiga mía Rebeca, todas enamoradas del cantante alto, rubio y delgado. Una vez como todos los domingos llegue al Club deportivo y con algo de apetito llegue y pedí en el snack unos nachos y una soda de naranja. Sin querer vi la tele del lugar y ahí estaba un vídeo musical de nuestro cantante local de nuestra estrella. Marte Osuna no recuerdo el titulo de la canción pero el vídeo era una reproducción en  VHS. Mientras comía mis nachos miraba el vídeo en el lugar estaba un señor robusto y sobrero cubano decía que era el representante de Marte Osuna. Que sería una gran estrella en los medios de comunicación y que sería la competencia directa de cantantes como Luis Miguel o Pedro Fernandez. Marte era un tipo muy simple jugaba todos los deportes incluso daba clases de natación en el lugar. Varias veces me toco jugar fútbol con el, No era muy bueno pero se entregaba con cada partido.

Una mañana de Domingo llegue temprano al Club no había mucha gente fui a ponerme short para estar mas cómodo y después ir a la alberca. Ya  en el agua vi a lo lejos a un hombre brincando al otro extremo de la alberca y gritaba no entendía lo que decía pero parloteaba mucho, me di cuenta que era Marte. Nadé un poco, Después de una hora al sentir mis manos demasiado arrugadas decidí salirme.  Un grupo de mujeres gordas y muy jóvenes se aceraban con Marte le entregaban una playera que decía las Marcianas de Osuna Club de Fans. Lideradas por Rebeca  hacían un escándalo inmenso porque tenían a su artista a la mano crecían junto con el,  Lo amaban y el se entregaba por completo. Fui a otro lugar y me encontré con un amigo el cual decidimos ir a jugar fútbol.

Al cabo de treinta  minutos  aproximadamente llego Marte.

-Que onda Chavos ¿Van a jugar Fútbol? ¿Puedo Jugar con ustedes?- Dijo Marte.

-Si.-conteste.

Comenzamos a jugar los tres cuando comenzaron a llegar mas jugadores hasta que se hizo la Reta. Después de casi una hora de estar en el campo el partido se ponía mas intenso había roces, pequeños golpes sin querer. Marte jugaba con nuestro equipo. Jamas olvidare como brinco por ese balón para cabecear tumbando a un lado a un señor que inmediatamente se la hizo de bronca.

-hijo de la chingada que traes!!!- dijo el Señor.

-Yo, con usted nada yo juego con mis amigos.- dijo Marte fríamente.

Todos paramos y otros jugadores trataban de tranquilizarlos mientras Marte seguía diciendo:

-Yo no juego con Usted, Yo juego con mi equipo.-

-Si vas a jugar así mamón, atente a las consecuencias.- gritaba el Señor.

Era un juego que no valía absolutamente la pena. Era un juego llanero. No era para tanto pensé. Pero creo que el señor no lo veía así y después de tres jugadas mas vio la oportunidad de patear a Marte por detrás y este cayo.

-Orale Cabrón te dije- grito el Señor.

Los demás jugadores reclamaron pero se hizo la bronca. Marte se levanto se sacudió las ropas. Y siguió jugando sin decir ni una palabra. Al cabo de diez minutos. Marte anoto un gol. Al cual festejo enjundiosa mente, El sol estaba fuerte hacía un Calor de treinta y siete grados. Yo estaba agotado decidí ir a beber un poco de agua mientras el juego continuaba. Después de un momento el juego termino, Cada quien se fue dispersando mis amigos llegaron a donde yo estaba, Marte se quedo un momento en el campo solo, nos quedamos en la sombra a esperar si se iba armar la pelea pero no sucedió. Algunas veces recuerdo a Marte Osuna y recuerdo mi pura juventud mis amigos del Club todas las aventuras que pasamos en ese lugar. Todas las personas que conocí. Pero Marte era aparte su pequeña fama fue ascendiendo poco a poco. Los rumores de que Marte Osuna se presentaba en tal canal de televisión o en algún evento ajeno al Club Alegría. Una vez estando en la alberca vi a todas las integrantes del club de fans de Marte, gritar y brincar de emoción la canción de Marte sonaba en FM TU mucha gente estaba gustosa de ver como Marte despegar su carrera. Entre ellos estaba yo. No me gustaba su música para nada pero a el como persona lo respetaba y tenía alguna admiración por creer en el y lanzarse al vacío con su carrera musical. Me dio gusto. Después eran pocas las veces que llegamos a ver a Marte por el Deportivo, La gente decía que andaba de gira por latino américa. Un día estando caminando por la pista de correr vi a lo lejos una silueta enorme, No distinguía muy bien Ya que el sol me estaba pegando de frente en el rostro. Cada que avanzaba era mas enorme, Cuando al fin pude estar cerca de ella víi que era Marte Osuna.

-Marte- dije

-Hola, Chavo- contesto.

-Pensé que estabas de gira por México- dije un tanto desconcertado.

-Si anduve un rato por allá y otros lugares, pero nada es lo que parece.- dijo un tanto afligido y distraído.

-¿Vas a correr?- Pregunte.

-No,- contesto.

Silencio…

-Chavo, Nada es lo que parece, No somos una realidad….. Bueno Adiós!!- Dijo sin ninguna preocupación y con los movimientos muy sin tono.

Se alejo por la pista de correr hasta perderse en las canchas de tenis. Fue la Ultima vez que lo vi. Semanas después, Al terminar una entrevista de Radio en el edificio latino de Monterrey N.L. Marte Osuna se dirigió junto con un amigo suyo a la cúspide de la torre. Ahí se tomaron fotografías, Según el amigo de Marte le tomo una foto a la orilla de la azotea Cuando Marte le dijo:

-Nos Vemos, me voy a otro planeta-

Y enseguida salto.

El suicidio de Marte, salio en todos los noticieros locales “Joven Promesa de la Música Pop, se Suicida” El cuerpo de Marte quedo en la Ave. Juan Ignaciano Ramón destrozado. Aveces recuerdo a Marte Osuna en el Club Alegría junto a su pequeño club de fans. Haciendo muchos tipos de actividades los domingos  a las tres de la tarde. Todos esos domingos inocentes de los noventas que todos extrañamos. No sé cual sería el motivo de Marte de haber tomado esa decisión. Pero de lo poco que lo conocí era un buen jugador de fut bol. Los Noventas fueron muy suicidas para mi pero a la vez muy romántico, solemne, poéticos, deportivos, y aventureros.

Hay veces que recuerdo a Marte Osuna Cantando una canción Juvenil en el salón del club Alegría.

Si te gustó, ¡compártelo!

El Cazador De Colmillos

EL CAZADOR DE COLMILLOS: un relato de Crónicas Sombrías.

Llegar hasta la casa me ha costado horrores; nunca mejor dicho. Por el camino he tenido que cazar a tres que vigilaban los alrededores, además de dos de esos enormes cancerberos que usan como perro guardián. Me siento agotado, dolorido, pero he conseguido llegar de una sola pieza; y eso es para celebrarlo. No creí que lo conseguiría.
Se trata de una casa muy antigua; una enorme casa de dos plantas que debe tener al menos una veintena de habitaciones. Me recuerda a esos caserones encantados de las viejas películas. Y el aspecto que presenta en estos momentos, tan cerca del ocaso, es realmente aterrador.
¿Qué demonios ha sido eso? Me ha parecido ver moverse una cortina en el piso superior. Ahora me fijo en que todas las cortinas de la casa aparecen corridas, naturalmente, y ni una sola luz parece reflejarse desde el interior. Si no supiera la verdad podría pasar por una casa abandonada.
Por fin me armo de valor y salto la verja metálica que me separa del pequeño jardín. No hay más de diez metros hasta la puerta de la entrada, y los atravieso a gran velocidad, cerca de los arbustos, por si he de tirarme al suelo y evitar que me vean.
Al llegar frente a los cinco escalones de madera que me separan de la puerta de entrada me detengo un segundo, casi dudando, y echo un nuevo vistazo a la segunda planta; hacia aquella ventana en la que antes me ha parecido ver moverse una cortina. Y ahora compruebo que la cortina aparece un poco abierta; apenas unos centímetros, pero lo suficiente para que puedan espiar desde dentro. No sé qué hacer. Conozco mi obligación, sé lo que he de hacer; así que aparto el miedo a un lado y subo los escalones. Al pisar el tercer escalón noto que cede suavemente bajo mi bota y cruje con un sonido de madera podrida. El ruido llama la atención de uno de ellos; uno de situación inferior que se arrastra viscosamente frente a mí y me mira por un segundo antes de saltar en busca de mi cuello. Mi movimiento es fluido y perfecto; saco una botella de agua bendita del bolsillo interior de la cazadora y se la estampo en la cabeza. El pequeño monstruo cae ante mí dando unos gritos de agonía que amenazan con llamar la atención de todo el vecindario, así que opto por darle un fuerte pisotón y acabar con el escándalo.
Cuando por fin cesa de chapotear en su propia sangre, intentando inútilmente conseguir algo de aire, dirijo el haz de luz de mi linterna hacia él y descubro mi error. No se trata de uno de ellos. No es más que un pequeño gato doméstico; y, naturalmente, no ha muerto a causa del agua bendita, sino del botellazo en la cabeza, los cristales rotos que han desgarrado su carne y el pisotón final.
Envuelvo los restos del animal en un trapo que saco del maletín, lo guardo dentro y seco lo mejor que puedo los restos de sangre de la madera del poche, intentando dejar el menor rastro posible de mi presencia en este lugar.
Después saco el Táser del maletín y me lo pongo en el cinturón. Si hay criados humanos en la casa no es necesario matarlos, ya quedamos muy pocos; una buena descarga eléctrica será más que suficiente para dejarles fuera de combate.
No tardo más de un minuto en forzar la cerradura y entrar en la casa. Cierro la puerta con cuidado, procurando no provocar ningún ruido que me delate ante las criaturas. Algo se mueve allí arriba, al final de esas enormes escaleras de madera que ascienden en semicírculo hasta la segunda planta.
Me quedo petrificado al oír lo que, a unos oídos menos experimentados, le parecería una simple voz humana. (Yo sé que se trata de la matriarca del cubil).
—¿Mizzy? —llama la maldita. Está buscando al gato (que seguramente no era otra cosa que un maldito guardián del infierno; como los perros, o los tres que me he visto obligado a eliminar por el camino porque se hacían pasar por vecinos humanos paseando a sus mascotas).
Una luz se enciende allí arriba cuando he subido la mitad de la escalera, y los pasos de unos pequeños y descalzos pies avanzan claramente por el pasillo haciendo crujir la madera de una manera escalofriante que me pone los pelos de punta. Me agacho junto al pasamanos de fría madera, saco del maletín el machete con hoja de plata y empapo el filo con el agua bendita de la única botella que me queda.
Sería demasiado bueno acabar con la matriarca tan pronto. Seguro que hay algo que me lo estropea, pienso. Y ahí está.
—¿Mamá? —llama una voz que a un oído menos experimentado le parecería la dulce voz de una niña.
Pero no. No he de dejar que mis sentimientos interfieran con mi misión; mi transcendental misión. He de concentrarme, y tener claro qué son en realidad; no he de caer en sus burdos trucos. He de recordar la clase de retorcidas y peligrosas criaturas que pueden llegar a ser, y lo que han hecho con el mundo en los últimos años.
Escucho como los pasos de la matriarca cambian de dirección y se alejan pasillo adelante, en la dirección de la que provenía la voz de la otra criatura; salvando así su cuello, de momento.
—¿Qué pasa, cariño? —dice la voz de la criatura matriarca. Mientras, aprovecho el momento para deslizarme al interior de un pequeño armario de puertas correderas que descubro al final de las escaleras y me preparo para actuar en cuanto tenga ocasión.
Apenas escucho las voces de las dos criaturas, hablando sobre algo que no llego a entender, dentro de su cubil. Seguramente será el dialecto que hablan los malditos. Consigo captar algunas palabras sueltas que dejan fluir en idioma humano por si hay alguien escuchando: pesadilla, miedo, dormir, y poco más. ¿Estarán hablando de mí? ¿Saben que estoy aquí, y están planeando convertirme? Con esas taimadas criaturas nunca se sabe. Más vale que esté preparado, por si acaso.
Al fin dejan de hablar, y puedo ver a través de la puerta del armario, que he dejado entreabierta, que se apaga la luz de esa habitación. Veo salir a la matriarca y dirigirse de nuevo hacia su habitación (su cubil infernal); y respiro más pausadamente.
Paso casi una hora sin moverme dentro del armario, asegurándome de que los muertos duermen. Las piernas me hormiguean y la espalda está a punto de matarme; así que decido salir del armario, y el terror me invade cuando lo hago. Veo con toda claridad, a través de uno de los ventanales, que ha oscurecido totalmente allá fuera. He esperado demasiado.
El timbrazo resuena por toda la casa, sobresaltándome, y de nuevo se encienden las luces al final del pasillo. Entro una vez más en el armario y dejo abierta una rendija entre las dos hojas, la mitad de pequeña que antes; lo justo para ver algo. La lluvia comienza a golpear los cristales de las ventanas con fuerza, creando un continuo y molesto sonido que apenas me deja escuchar los pasos de la matriarca un segundo antes de pasar frente a mi armario. Veo de refilón el blanquecino camisón bajando las escaleras. Deslizo a un lado la puerta, hasta que puedo ver el final de las escaleras desde mi posición sin abandonar el interior de mi refugio.
La criatura abre la puerta de entrada, y puedo ver claramente al inesperado visitante bajo el reflejo de la lámpara del porche, que permanece ahora encendida. La lluvia cae sobre su uniforme de manera ininterrumpida, empapando la tela, y el maldito sonido del agua apenas me permite escuchar la conversación.
—Seguridad de la zona, señora. Perdone que la moleste a estas horas; veo que ya se había metido en la cama.
—No se preocupe, agente. ¿Qué necesita?
Las palabras de la criatura matriarca salen con suavidad de sus labios; casi de una manera sexy. Estoy seguro de que está controlando al hombre con su mirada. Malditas bestias.
—No quisiera alarmarla, señora. Sólo quería preguntarle si habían visto a alguien sospechoso por la urbanización en las últimas horas. La policía local nos ha hecho llegar una foto de un individuo que fue denunciado la semana pasada por merodear por nuestras calles de manera sospechosa, y hay un vecino que dice haberle visto hace una hora a un par de calles de aquí.
El agente saca un pedazo de papel (una foto, supongo) y se la muestra a la criatura. La matriarca niega con la cabeza.
—La verdad es que no he estado aquí en todo el día, agente…
—García. Agente Jaime García.
—Pues, como le decía, apreciado agente García (coquetea la criatura de manera indecente), he llegado a casa hace un rato y me he metido directamente en la cama.
—¿Hay alguien más en la casa que pueda haber visto algo?
—Sólo mi niña. Lo siento. ¿No será peligroso ese hombre, verdad?
Lo siento señora, pero eso es algo que no sé. Tan sólo me han dicho que merodeaba por aquí. Iré a echar un vistazo, con su permiso.
El hombre saluda inclinando suavemente su gorra y baja caminando hacia atrás los escalones del porche, sin quitarle ojo a la criatura y su indecente camisón.
—Si ve cualquier cosa sospechosa no dude en llamar —se despide por fin. Y desaparece bajo la lluvia.
La puerta se cierra de nuevo, alejando el reflejo de la lámpara exterior y sumiendo una vez más el interior de la casa en tinieblas. La criatura alza la cabeza hacia la escalera. Me ha visto, maldita sea. Estoy seguro de que me ha visto; aunque no haga gesto alguno que la delate.
Comienza a subir las escaleras con decisión. Estoy sudando y el corazón parece que se me vaya a salir por la boca. El machete está a punto de resbalar de mis manos, lo rescato en el último segundo. La criatura se encuentra a menos de un metro del armario, avanza directamente hacia mí. Alzo la mano con el machete en ella, y aprieto demasiado fuerte la botella de agua bendita que sostengo en la otra. Mí corazón late desbocado. Se acerca. Se acerca. Mueve una mano hacia la puerta del armario. Aprieto aún más la empuñadura del machete en mi sudorosa mano izquierda. Aprieto los dientes y me dispongo a saltar sobre ella en cuanto abra la puerta.
Cuando mis nervios están a punto de traicionarme la criatura desplaza ligeramente la puerta corredera cerrando por completo el armario, y escucho sus pasos sobre la madera alejándose, en busca de su cubil.
Pasa un buen rato hasta que consigo dominar mis nervios y me atrevo a salir de nuevo del armario. Bajo las escaleras rápidamente, intentando no hacer ningún ruido que llame la atención de los monstruos. Será mejor que vuelva mañana; a la luz del día será menos arriesgado.
Por fin llego frente a la puerta de salida, alargo la mano hacia la cerradura, donde descubro que la llave ha desaparecido, se la debe haber llevado la criatura, y escucho una voz a mi espalda.
—Buenas noches, señor. ¿Quién es usted?
Me giro y descubro frente a mí a la criatura pequeña. La niña (por llamar a aquel ser de alguna manera) sostiene un vaso de leche en una mano y una galleta a medio comer en la otra. Sonríe de una manera infantil que no me engaña. Cualquier niño estaría aterrorizado si se encontrase un extraño en su casa, pero este ser sonríe como si se estuviera divirtiendo.
—¿Quién demonios es usted? —pregunta una nueva voz.
Alzo la mirada al mismo tiempo que un relámpago ilumina el interior de la casa como si estuviéramos en fiestas, y puedo ver a la criatura matriarca en lo alto de la escalera, mirándome con un terrible gesto de odio en su rostro. El aterrador trueno llega un par de segundos después. La fija mirada del monstruo me atrapa.
Consigo liberarme un segundo de su influencia, tiempo más que suficiente para que mi entrenamiento me ayude a reaccionar. Atraigo a la criatura pequeña hacia mí, coloco la hoja de plata bajo su barbilla y grito al monstruo de arriba:
—¡Lánzame la llave o le corto el cuello ahora mismo!
No tengo ni idea de si estas criaturas se aprecian entre ellas; pero me marco el farol y rezo.
—¡¿Qué ocurre ahí dentro?! —entra en escena una nueva voz.
—¡Socorro, agente! ¡Está aquí dentro! —grita la criatura matriarca. Y estoy seguro de que veo una escalofriante sonrisa por la que parece asomar la afilada punta de un blanquecino colmillo.
Dos, tres, cuatro disparos soy capaz de contar antes de ser consciente de que las balas han atravesado la madera y vuelan por el interior de la casa. Antes de que pueda apartarme el hombre de fuera abre la puerta de una patada, aparta a la criatura pequeña y dispara en mi dirección.
Tardo unos segundos en ser consciente de que la bala me ha alcanzado en el estómago. Las piernas me fallan y caigo al suelo con las manos apretando la herida. La sangre escapa a borbotones entre mis dedos y me siento mareado, falto de fuerzas.
A través de mi borrosa visión soy testigo de que el policía se acerca al vampiro pequeño y le pregunta si se encuentra bien. Maldito estúpido.
La criatura mira hacia arriba, plantando su suplicante mirada al final de la escalera; pidiendo permiso a la ama del cubil.
La criatura matriarca sonríe a su progenie, dejando al descubierto dos enormes y afilados colmillos, y dice:
—Es todo tuyo, cariño.
El agente lleva de nuevo la mano a su pistolera en busca del arma que ha enfundado prematuramente; es un segundo demasiado tarde. La niña (el monstruo) sujeta sus hombros con fuerza mientras desgarra la garganta de un único mordisco y succiona la sangre con avidez.
La otra criatura baja la escalera silenciosamente, dejando ondear al viento su fino camisón de gasa blanca casi transparente, y la escena me recuerda a una vieja película de vampiros que vi cuando era niño y todo era más sencillo. Con un leve gesto de su mano derecha provoca que la puerta regrese a su lugar, separándonos definitivamente del mundo exterior. Después avanza en mi dirección, casi flotando sobre el suelo de madera, sonriéndome y sacando la lengua entre los colmillos de manera lasciva.
Por suerte, soy consciente que el charco de sangre crece a mi alrededor a marchas forzadas, que la imagen frente a mí es cada vez más borrosa y que la muerte me abrazará en cualquier momento de manera definitiva.
Soy afortunado.

Si te gustó, ¡compártelo!