CAMINANTE

Voy por un camino,

voy por un sendero

del que busco,

y quiero.

Camino que se hace

en el andar

dejando huellas

entre los pasos

que se van dando,

con la paciencia pasajera.

Camino, de estrecho largo,

del que tiene su tiempo,

y del que se espera,

como las golondrinas

que se a pacientan,

en las primaveras,

para salir con sus vuelos,

y con sus sublimes cantos.

Camino, del caminante,

del que da sus pasos,

lentos pero dispuestos

en el sacrificio,

por lo que es correcto.

Camino, que se mueve

con las hojas, entre los vientos,

que me guían

en mi encuentro,

con la verdad y el amor.

En un caminar,

que vive su tiempo

en el recuerdo

más emífero,

del que puedo presenciar.

Es el camino,

que yo hago,

que yo decido,

para seguir andando.

Un andar,

que se hace vivo,

que sale de mis fuerzas,

de mis ánimos,

pero si no ando,

no habría camino,

sin andar,

no habría sueños,

porque soñar.

Por eso, anda, anda,

no te detengas,

yo no me detengo,

sigue caminando,

no te retranques,

en tu involuntad de seguir,

no escuches las campanas

que son ajenas,

sino escucha,

tu propio corazón.

Autor: Rodrigo Núñez

Si te gustó, ¡compártelo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.