A una amiga

Dime lo que quieres que te diga, que haces parte de unos de mis más grandes tesoros, pero si eso ya lo sabes. Como no saberlo, si son por lo que he luchado y cultivado diariamente durante tantos años, dando y recibiendo, dejando de lado temores y problemas para mezclarme en un mundo de tranquilidad que encontré junto a ustedes. Dime, ¿acaso eso ya no lo sabes?
O quieres que te recuerde que fue hace ya cinco años que andamos juntas, que te conocí pequeña y te dejare grande. Que cada día que pasa nos acercamos más a pesar de saber que al final nada es seguro. Dime ¿qué quieres que te diga? ¿Que sin importar que suceda seguiremos juntas? No, no debo mentirte, tu conocerás gente y yo también, cambiaras tus gustos, tu celular, tu casa, te llamaran de otra manera, serás distinta cada día, alejándote de estas épocas, no te puedo asegurar amistad eterna, ni que estaré cuando pises por primera vez la U ni cuando tu primer trabajo, pero si, que al final cuando todo este hecho, cuando todo haya terminado, justo cuando vemos nuestros más grandes errores y todo lo que hicimos, en ese momento cuando nuestra vida pasa en un minuto, te veré, quizá solo en mi mente y mi corazón, de pronto solo logre recordar aquella tierna niña de 6 o 10, pero eso si te prometo, me iré de este mundo pensando que fuiste mi más grande alegría, triunfo y lo que más atesorare. Porque sin importar los años eso serás para mí, así yo esté en Roma y tú en Pekín.

Si te gustó, ¡compártelo!

Deja un comentario