Un gran motoso

Tic…Toc….Tic…Toc …….

En una realidad alterna que ninguno de nosotros pensó que fuera posible los materiales escolares cobran vida. En un pupitre que está localizado al sur del tablero vive una familia como cualquier otra en la cartuchera morada. En esa cartuchera vivía una familia de cinco materiales escolares. La mama tajalápiz, el papa lápiz, él bebe borrador, la hija Tijeras, y el hijo compas.  Las Tijeras es la hija mayor, es un poco puntiaguda y rebelde y su sueño es mudarse a un pupitre más al norte del tablero donde puede cumplir su sueño de cortar papeles. El compás es el más estudioso de todos, sus círculos siempre son perfectos y su sueño es aprender a hacer círculos más grandes. El bebe borrador es muy pequeño he inocente.

 

Pero repentinamente  de un día a otro todo cambio, desaparecieron las tijeras. La tajalápiz y el lápiz estaban muy preocupados y  pero al mismo tiempo pensaban que seguramente las tijeras se habían escapado de su cartuchera para cumplir su sueño de cortar papeles, pero lo que ellos no sabían es que las tijeras habían sido secuestradas por unos materiales que vivían en el mismo pupitre. Después de tres meses la tajalápiz y el lápiz aceptaron que las tijeras  se habían ido y que probablemente nunca volverían por su rebeldía. Solo si ellos supieran que sus vecino el esfero y el marcador se la habían llevado y la escondían en el bolsillo secreto de su cartuchera.

 

Después de mucho tiempo el lápiz y la tajalápiz decidieron tomarse unas vacaciones e ir al norte del tablero para ver a su hija las tijeras y tristemente al llegar se dieron cuenta que ningún útil escolar había escuchado sobre ella, en ese momento se empezaron a preocupar. Fueron a donde las calculadoras a reportar el secuestro y ellas les dijeron que las posibilidades de que la encontraran era una en un millón. Ambos muy preocupados empezaron a hacer todo lo posible para encontrarla pero simplemente nadie sabía nada sobre ella.

Sus supuestos amigos ni se acordaban de ella ya que había pasado un periodo muy largo de tiempo. Repentinamente el bebe borrador que por cierto ya no era un bebe iba paseando por su pupitre cuando escucho algo extraño en a cartuchera amarilla que le pertenecía al esfero y el marcador. El dijo que había escuchado la voz de las tijeras pero por lo que seguía siendo un borrador pequeño y sus padres pensaban que conocían bien a los vecinos, no le creyeron. Nadie le creyó excepto su hermano mayor el compás. Aunque el compás no solia  ser el tipo de útil escolar que cree en algo sin tener pruebas le creyó a su hermano. El borrador y el compás empezaron a averiguar y buscar pruebas de que su hermana aun  seguía con vida.

 

Después de unos años desde la desaparición de las tijeras el compás encontró algo. El compás encontró un trozo de papel que parecía haber sido cortado con unas tijeras muy filudas y ninguna tejara en su pupitre era tan filuda como su hermana. Empezó a preguntar y preguntar para ver si alguien reconocía ese trozo. El decidió ir a donde las calculadoras y reportar el trozo de papel para ver si ese trozo les podía ayudar a encontrar a su hermana. Las calculadoras le avisaron a la tajalápiz y el lápiz de lo que el compás había encontrado y comenzaron la investigación. Unos días después se dieron cuenta que ese trozo de papel solo podía venir de ese pupitre por que no habían papeles de ese tipo en otros pupitres. Empezaron a revisar todas las cartucheras comenzando por la azul donde vivían las minas y el portaminas pero no encontraron nada. Después de impresionar diez cartucheras se estaban dando por vencidos pero decidieron seguir porque solo les faltaban dos cartucheras más.

 

En ese momento se dirigieron a la cartuchera amarilla donde vivían el esfero y el marcador. Lo que las calculadoras no sabían es que el esfero y el marcador siempre fueron los culpables aunque se vieran como los útiles más queridos y normales. Cuando las calculadoras entraron a la cartuchera amarilla el esfero y el marcador estaban muy sorprendidos porque no entendían lo que estaba pasando. Las calculadoras buscaron por todos los bolsillos que conocían , sin saber que había uno secreto. Un segundo antes de que las calculadoras se fueran, escucharon un ruido. En ese momento se dieron cuenta que había un bolsillo secreto, abrieron el bolsillo y……….

 

Ring……Ring….Ring

 

Sofía despierta, te volviste a quedar dormida en clase de biología, ya se acabó la clase, tenemos matemáticas.

 

 

 

*Nota del autor: – Motoso es un modismo colombiano que se usa para describir una buena dormida o siesta.

Si te gustó, ¡compártelo!

Deja un comentario