A Tu Espera

Duele y no sé dónde duele
Siento que mi alma se quema
No encuentro el alivio
¿Quién me hirió tanto que no me di cuenta?

Espero lo desconocido, no tengo idea de lo que
necesito.
Me exaspera anhelarte, idealizarte y no conocerte.
¿Merezco algo como esto?

Necesito saber por qué pesas tanto
Por qué te siento ausente y soy consciente de
que no existes ¿Quién eres?
¿Vienes a ayudarme o a llevarme?

Gritar no es suficiente y llorar innecesario
Porque tú reflejo incipiente aún es un soslayo.

Acércate a mí si buscas un infierno, sí quieres el
cielo no soy lo más acertado, de mi solo emana
dolor que en alguna instancia fue evidencia de
Que existía vida en este pecho vacío.

Las horas se vuelven años y mi vida cada vez más
se acorta, deseando que por fin reposase mis restos
en la tumba de mis sueños que está rodeada por un
pantano hecho con cada gota de mis lágrimas, pero
¿cómo me pago las lágrimas gastadas?

Si algún día llegara el momento de conocerte, no sabría
identificarte, probablemente serías un sentimiento perdido,
un recuerdo escapista, un abrazo no esperado o el posible
amor de mi vida.

Mientras tú te tomas tu tiempo en presentarte yo cuento
las estrellas para demostrarte que podría esperarte
si fuese posible diez mil galaxias y aún estuviera aquí
expectante al asomar de tu mirada.

Si te gustó, ¡compártelo!

Deja un comentario