Agonía En Manos

 

Agonizamos ayer y despertamos hoy,

nos vemos descalzos sin desnudar nuestra pasión,

besamos cicatrizando la mentira,

corremos memorizando el dolor,

ahogados con aire en pulmones secos,

sentimos besos fríos con sabor a ardor.

Mis manos en sus manos,

rodeados un golpe irrumpe sin control,

sentimos alardear el misterio de un Dios,

caminamos ayer y nos arrastramos hoy,

pensamiento idea vaga absurda,

nos abandona sin anhelo de presión.

No existe sonido indiscreto,

es un eco punzante con voz,

trueno a los dedos con sentimiento,

sucumbe la agonía en la pasión,

ya no recordamos lo discreto,

la laguna no existe en mi corazón.

Karloz

Si te gustó, ¡compártelo!

Deja un comentario