Silencio

Creciente va la aurora, bailando esplendorosa y ligera, en su pasarela celestial. Cuanto fuego se encuentra en sus ojos, hielo en su corazón y cuan inocente su alma.

Como me impugna la maldición del silencio extasiado,del beso deseado y del pecado prohibido.Cuanta indolencia encuentro por las calles de mi ciudad, tan antaña que tan solo esparce cenizas de una realidad cíclica.

Nos volvemos humo que tan solo esta vibrante y en su mayor auge cuando esta a la merced de las brazas. Nos volvemos nuestro propio nemesis bajo el logaritmo del amor, un genuino, enigmático e incomprensible amor.

Somos amantes en la noche, tan solo poetas intentado escribir, encaminados por la luz de la luna y el fervor del viento silencioso y siniestro de la noche.

Si te gustó, ¡compártelo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.