Visión

Llevo años sabiéndolo, y hasta hoy poco he hablado.
A pesar de todo el peso obligado a llevar a cuestas, he podido alzar la cabeza y ponerme de puntillas, mirando más allá de lo que nos han prohibido y alcanzando a ver el camino que sabía que tenía que existir. Unos solo creen en lo que les han enseñado al nacer. Otros ven la otra ruta a través de micro imperfecciones en el muro de la ignorancia.
Sueño con poder cruzar la distancia que día a día se va alejando. Pero la fragilidad de mis pies tras la acomodación del asfaltado camino, impide que llegue sano al otro lado. Aunque si las durezas, las heridas o las llagas cicatrizan sin llegar a infectarse, puede que al final valga la pena. El problema, es que aún tengo miedo, y carezco de demasiada voluntad, a sabiendas de que el esfuerzo puede llevarme a la armonía. Mas, es ese puede el que no me deja decidir.
Seguiré observando ese deseo hasta que ya no lo alcance a ver, y será justo después cuando ya nadie sepa de su existencia, aún estando allí.

Si te gustó, ¡compártelo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.