Archivo de la categoría: Adultos

Aun Muerto ¡Duele!

Aun Muerto ¡Duele!
¡Duele, duele mucho………. como duele!
¡Ven y mira! ¡Ven y busca!, hunde tus subyugantes manos en mi pecho.
¡Hurga, surca, rompe, desgarra mi carne y extírpame el corazón!
Mira mis latidos, ve mi palpitar……. ¿Cómo me has podido aniquilar?…..
¡Duele, duele mucho……… como duele!
¡Observa y analiza! ¡Percibe y patentiza! Corrobora mis heridas infinitas….
Piensa, recuerda, alude, invoca tu ente espiritual en busca de humildad……
Evoca mi llanto, lamenta tu maldad…….. ¡Mucho me has dañado, de verdad!…..
¡Duele, duele mucho…….…. como duele!
Respiro y balbuceo, moribundo y ofuscado, divago obnubilado al saber que me has dejado….
Grito, imploro, clamo, ruego al omnipotente celestial conceda mi despegue sideral……
Me entrego completo, mi resto mortal….…… ¡Dios mio Señor, permíteme olvidar, ayúdame a expirar!……
¡Duele, duele mucho…….…..como duele!
Atisbo y escudriño, te observo y te contemplo, ya en el plano inmaterial, el inframundo, el más allá……..
Letargo, arrebato, estupor, siento tu aliento letal, me seduce tu memoria, tu figura escultural….
No existo más, hace días que partí, pero te exijo la verdad………. me lo tienes que explicar………
¿Por qué aun ya muerto no te dejo de pensar?
¡Duele, duele mucho…….…. como duele!
Si te gustó, ¡compártelo!

Ironía y filosofía atrevida

Dicen que los años nos hacen sabios
pero perdemos conocimiento de viejos,

el país tiene elefantes en la habitación
y yo los voy a destapar
depende de ustedes si deciden mirar
o seguirán haciendo como que no están,

el público lo ignora
creyendo que la vida es una
y si no la gozas
las energías solas se agotan.

bailamos sin compás
hasta tener licor y un poco más,
tímidos con el amor
porque el que no engaña;
no está en nada,
y negativos con las relaciones
porque está de moda tener más de uno
por si la ecuación de dos da error
una fracción más no vendría mal,

pedir citas es de anticuados
regalame algo para ver si llegamos a algo,
pero hablemos de sexo
y nadie tendrá temor

excepto los padres que dicen:
a mi hijo lo educo yo,
y tienen el descaro de marchar
como si la educación sexual
fuese otro de los pecados inventados

la muerte está del lado de todos
menos del nuestro,
las enfermedades mentales no son tratables
sé positivo y verás que resulta,
el psicólogo es para locos
¿y los problemas?
qué va, tú eres joven, tienes la vida resuelta
la única responsabilidad es estudiar
y por cierto, el adulto soy yo
respétame aunque te ofenda
o a lo largo de los años
me olvide de la paciencia

noto muchas cosas y en ellas me encuentro
son más las ocasiones en las que me pierdo,
pregúntame mientras sea joven
al pasar del tiempo seré alguien obsoleto

hablemos de corrupción y economía en interrupción
de la homofobia y el machismo,
el aborto gratuito, seguro y legal
del racismo, el sexismo, la desigualdad, la xenofobia
la falta de empatía o los complejos sociales
de Alvaro Alvarado diciendo sí a la familia natural
y odiando el avance de la homoparental

vamos a educarnos
para evitar tragarnos estos malos ratos
por la generación que cree seguir construyendo buen futuro
y solo buscan atascarnos en su pasado.

la ironía de la vida es televisiva
pero si le das filosofía atrevida
un par de cosquillas te brinda,
antes de que decaigas y
veas lo poco que brilla,
una realidad donde no hay otras alternativas.

Si te gustó, ¡compártelo!

La Felicidad 1.0

La Felicidad 1.0

 

La felicidad es eso que miras,

Que sientes pero no comprendes,

Que te abraza cuando tú quieras,

Pero que no siempre la tienes.

 

Felicidad es lo más simple que existe,

Se encuentra en cada cosa, en cada ser,

Está en ese atardecer que viste,

Y también cuando acabas de comer.

 

Felicidad es estar vivo,

Felicidad es sentir,

Es eso que te mantiene activo,

Es todo lo que te hace sonreír.

 

Deja de buscarla amigo,

Pues es algo que no se encuentra así,

Y si quieres saber el secreto, pues te lo digo,

Y es que la felicidad siempre ha estado dentro de ti.

Si te gustó, ¡compártelo!

Relato de una Pesadilla

Cuando mi hermano me habló del sitio, me pareció un poco raro que la iglesia abandonara así un complejo tan grande.

Vi las palmeras y la orilla de la playa, caminamos frente a la vieja iglesia. Todo lucía derruido y viejo.

Me señaló las casas, blancas y de tejado naranja. Eran bonitas desde afuera. Una pequeña piscina en la parte trasera y al frente el ancho mar.

Una extensa línea de cocoteros pasaba frente a las casas y se perdía de vista.  “Los techos están reforzados porque los cocos al caer los rompen” dijo mi hermano.

Caminamos y llegamos al rato a un bohío, donde nos recibió el reverendo. Que hombre tan pavoroso, pensé; pero mi hermano lo quería de verdad.

Me senté en la silla que me ofreció.  “Aquí en la villa, aceptamos todo lo que está roto por la gente, porque la gente rompe todo” dijo el reverendo. Y me mostró un gato. Estaba remendado de una manera poco ortodoxa. Sus fracturas fueron cocidas con hilo quirúrgico y alambres.

El gato me ronroneó y se frotó entre mis piernas y sentí algo de aprehensión. Pero el gato era poco, comparado con lo que vi después.

Al lado de la playa, apareció un niño rubio. Rubio en lo que le quedaba de cabeza, porque juro que su cabeza parecía más bien una vajilla reconstruida.

La mitad de su cara estaba entera, pero la segunda mitad, estaba muy mal cocida a la primera. Podías ver dentro de su cráneo.

El niño, como embotado, se acercó para abrazarme. Mi corazón se agitó. Me abrazó y pensé que iba a romperlo de nuevo. Vi las costuras. El alambre entraba sin piedad en su piel y unía de una forma espeluznante un lado de su cara al otro. Las gotas de sangre seca se acumulaban en las oquedades que dejaba el alambre.

Sonriendo, el reverendo me dijo, “acá aceptamos lo que está roto”.

Me presentó a su esposa que era como una muñeca de trapo ambulante. Un rostro vetusto y enjuto, de Cabello entrecano y rubio. Su cara severa, parecía desconectada de cualquier expresión y vestía un traje de tela de lino que, quizás hace 100 años, fue blanco.

Todo era muy raro. Sentí un terrible deseo de huir cuando aparecieron mis vecinos. Era como ver la noche de los muertos vivientes.

Se acercaron: gordos, delgados, altos, bajos. Todos remendados, rotos, cocidos y recocidos. Muchachas que podrían ser reinas de belleza con hilos y alambres entre los jirones de cabello rubio o castaño.

Mi hermano me sonrió y me dio la bienvenida. El reverendo me preguntó si yo era católico, le respondí que sí, e hizo un mohín.

Me puso sus manos huesudas en los hombros y me acercó a la orilla de la playa. Mientras, Los vecinos formaron un semicírculo en el bohío.

El reverendo me dijo: “El mundo rompe a la gente buena. El mundo maltrata al hombre de alma noble. El mundo ataca sin piedad y nos hace sangrar el espíritu”.

“Pero nuestra iglesia no juzga. Nuestra iglesia, acoge a todo el que esté roto y lo remienda. Dime hermano ¿tú estás roto?”.

Yo le dije que sí: “Estoy roto. Endeudado. Abandonado. Solo.”

“¿Y buscas aquí un hogar?” dijo el reverendo.

“Sí” le respondí.

“¿Entonces, quieres ser remendado?”

Sentí un escalofrío. Como un templón que subió por mi columna.

Dijo el reverendo “aceptas a Cristo en tu corazón?”

Respiré hondo. Le seguiré la corriente y me largo de aquí. Esto es un cementerio de muertos andantes, pensé.

“Lo acepto” dije.

“Entonces, yo te bautizo en el nombre del Padre, Hijo y Espíritu Santo.”

Me sumergió en el agua y juro q pasaron horas. Al salir era de noche.

Mi ropa era negra. Sentía una extraña sensación. “Estás remendado” dijo el reverendo.

Entonces, cuando llegué al bohío, un niño espantoso cubierto de sangre y mugre me tiró una bola de arena húmeda.

El niño del cráneo cocido me miró con horror y huyó.

“¿Y mi hermano? ¿Dónde coño está mi hermano?”

No lo vi. Pero vi al reverendo. Lejos, alto en la torre de la iglesia abandonada. Así que corrí en pos de él.

Llegué a la puerta y la golpee. Las casitas de cocoteros quedaron a lo lejos.

Alguien se acercó y llamó. Me fui por la vereda de adoquines hasta la entrada de la villa. Y me dijeron “tu hermano está en la barraca de los novicios”.

Así que subí las escaleras y lo vi. Muerto. Su cara, era su cara, pero estaba quebrada. La sangre y las vísceras estaban expuestas a la noche.

Dolor. Ira. Impotencia. Maldición.

La emprendí a golpes contra el hombre que llevaba su cuerpo. Pero los golpes que le daba solamente aumentaba su indiferencia.

Sentí en mi cabeza, la voz del reverendo maldito que me decía “la sociedad nos rompe. A tu hermano lo rompió la sociedad, sólo que ahora puedes ver la verdad.”

Y ahí comenzó mi cruzada. Entré al cuarto de los novicios y con una palanca de hierro que encontré, comencé a apuñalarlos a todos. Pero ninguno gemía. Se despertaban asombrados. Como si le prendiera la luz a alguien que dormía.

Unas manos me tomaron por sorpresa. Muchas manos me empujaron hacia atrás.

Me arrastraron y me metieron en un cuarto oscuro. Ahí estuve. Sentía el sonido del mar al frente y de vez en cuando, lo que presumo que era un coco caía sobre el techo reforzado con un golpe seco haciendo un estruendo.

“Mi hermano. Mi pobre hermano” sentí las lágrimas rodar tibias por mi cara. ¿O era sangre?

Me calmé. En algún momento saldré de aquí y partiré en pedazos al maldito reverendo pensé.

No sé si fueron siglos o segundos el tiempo que estuve sentado ahí dentro. La cerradura de la puerta sonó y me levanté dispuesto a matar al reverendo apenas lo vi entrar, pero no pude.

Caminé hacia él y a pesar que estaba a pocos pasos de mí, tardé en llegar. Me sonrió mientras me miraba y de nuevo, me puso las manos en las mejillas.

“Maldito hombre te odio” pensé.

Y dijo “eres bienvenido. Estabas roto, pero has sido remendado y nosotros te aceptamos”

Mi pobre hermano, pensé.

“Ya estás remendado” dijo el reverendo.

Si te gustó, ¡compártelo!

La mejor poesía

En busca de cómo escribirte la mejor poesía
Me encontré con mis miedos
Aquellos que desataste desde la primera vez que mis ojos te vieron
No fue hasta este entonces que comprendí que de ti me enamore primero y que la mejor poesía seria escribir en tu corazón que si te vas me muero.

– BNB –

https://www.facebook.com/BrayanJNB/?r

Si te gustó, ¡compártelo!